Un libro real, relatos, relatos cortos, poemas, poesias, relatos breves, microrrelatos, chistes, refranes, historias, anecdotas, frases, citas, piropos

www.relatos-cortos.es 

  • Tamaño del texto

Un libro real

La vida suele rara vez regalarnos algo que nos haga ser feliz, cómo puede ser, conocer a una hermosa mujer con la que podemos empezar una vida amorosa, un regalo inesperado que deseábamos mucho o un viaje y si eres de una familia con un alto nivel adquisitivo puedes recibir un coche, una casa, que agradecemos con simpatía y gran satisfacción.

No pertenezco a una familia adinerada, más bien pobre y a pesar de todo doy gracias por recibir un regalo cada año por mi cumpleaños.

Este año fue un libro.

Mi madre enviudo hace diez años, mi padre murió en un accidente de auto. Mi madre lo paso muy mal. De no haber fallecido, las cosas por casa hubieran ido mucho mejor por el trabajo de mi padre que era ingeniero de caminos y recién encontró un buen trabajo para una gran compañía.

Mis padres se conocieron en la universidad, por entonces mi padre estaba a punto de terminar la carrera, el amor entre ellos era tan grande que madre dejo sus estudios para apoyar en todo a papa.

Era emprendedor y lleno de ilusiones, se casaron, naci y mi madre sé dedico a cuidarme. A papa le salieron trabajos nada importantes y con eso salíamos adelante. Vivíamos de alquiler. El fruto de su trabajo llego con un contrato de esa empresa, una multinacional que sus ingenieros construyen puentes en todo el mundo. Las cosas iban a cambiar.

Pero sucedió lo que sucedió y toda esperanza de una vida mejor murió con mi padre.

El libro me llega envuelto en papel regalo, uno de esos de colorines con estrellitas que hasta sé pueden contar y las conté antes de desenvolver el papel brillante, dieciocho en total por delante y por detrás, sonreía de alegría, sobre todo mi madre. Con mucho cuidado desenvuelvo el papel y ante mi aparece la contraportada del libro,  no tiene epilogo escrito. Lentamente lo voy girando para ver la portada.

Veo el titulo ""Un Libro Real"", no tiene la portada nada mas, solo eso el título, el fondo anaranjado, las letras son azules.

—espero que lo disfrutes, sé que te gusta leer.

—gracias madre me hace mucha ilusión.

—es tu cumpleaños hijo, no podía hacerte un regalo mejor, apenas…

—lo sé madre, no te preocupes. Las cosas nos irán bien ya verás.

—¿Dónde lo compraste?, no recuerdo que en el pueblo haya una librería.

—ayer sé inauguro hijo. A todos nos pillo por sorpresa, la pobre Marta vendió la tienda de dulces hace tres días, todo ha sido muy rápido.

—bueno, tendré que ir a verla algún día.

—pues nada hijo disfruta del libro. El señor que me lo vendió dijo que era lo mejor para ti.

—qué raro no… gracias madre este anoche comenzare a leerlo.

Llevo el libro a mi cuarto sin mirar en su interior.

A lo largo del día, vienen mis amigos con los que tengo una gran amistad y disfruto mucho de mi cumpleaños.

Me vino a ver la que menos podía esperar, una compañera de la universidad. Es verano y supuestamente ella debería de estar con su familia en Toledo.

No tengo más remedio que dejarla pasar la noche en casa.

Al día siguiente volverá a Toledo. Mi madre está encantada, es una buena chica de la que estoy algo enamorado, es mejor que no lo sepa, de seguro que algo debe de intuir sé que mis ojos al verla lo dicen todo eso una chica, debe de notarlo.

Vuelvo a casa solo con ella, de mis amigos me despedí por hoy.

Cenamos los tres, como si fuéramos una familia.

Pienso que estoy casado con ella, está situación me divierte, sonrió gracias a mi imaginación, mi amiga al verme también sonríe sin saber que estoy pensando.

Madre nos mira, la veo feliz, falta poco para que pase el día de mi cumpleaños.

La velada pasa rápidamente, mi amiga sé llama Azucena y mi nombre por si no le he dicho es Rafael.

—hijo porque no nos lees algo del libro.

—!!cierto el libro, sé me había olvidado por completo!!. Voy a por él.

—¿Un libro? —oigo decir a Azucena.

—le he regalado un libro, en el pueblo han abierto una librería.

—Rafael me dijo que no había librería en el pueblo.

—pues ya ves. Ayer se abrió.

—¿de que trata? —pregunta Azucena.

—no lo sé. El señor fue muy preciso, lo escogió y dijo que le encantara a mi hijo.

Llego y me siento, dejo el libro con la portada hacia arriba en al mesa.

—Un Libro Real. Qué extraño titulo —dice Azucena con una sonrisa.

—vamos hijo lee algo.

Separo la portada hacia la izquierda y las primeras letras las leo.

·"¿Que es real, lo sabemos?, creemos porque vemos, deseamos porque somos, somos porque vivimos".

—estoy es la presentación del libro.

—!!qué esperas Rafael estoy muy intrigada!! —dice Azucena.

Paso la pagina:

"los tres juntos han cenado en grata compañía, el joven tiene a su derecha a su amiga con la que sueña casarse algún día. Su madre que ama a su hijo le ha regalado un libro"

Cierro de golpe el libro.

—!Qué significa esto! —casi grito.

—puede ser mera coincidencia Rafael. Continua leyendo por favor.

""Esto me parece muy raro. Pero voy a continuar"".

"es su cumpleaños el joven con diecisiete años es un universitario de primaria estudia para llegar a ser abogado".

—!oh por Dios! —exclamo —madre esto me parece una locura —digo dejando de leer poniendo el libro sobre la mesa.

—puede ser lo que dice Azucena pura coincidencia.

—mucha coincidencia diría yo —digo alarmado.

—pásame el libro, deja que le eche un vistazo —pide azucena.

Sé lo paso. Ella continua por dónde yo deje de leer.

"es verano y está de vacaciones en el pueblo, para cuando el verano termine tendrá que volver a la universidad, dónde sin duda sacara el titulo, se casara con la chica de sus sueños que se llama…

Azucena deja de leer y cierra el libro de golpe.

—¿Qué ocurre? —le pregunto.

—continua tu Rafael. Tienes que verlo.

—deja —le pido.

"con la chica de sus sueños llamada Azucena. Pero eso vendrá mucho después. Hoy es el cumpleaños de Rafael y merece ser feliz aunque sé termina el día. Mientras van leyendo el libro que sé lo han pasado por las sorpresas que van leyendo. Sobre la mesa un llavero que contiene las llaves del coche de Rafael un deportivo regalo de su padre que pronto va a aparecer por la puerta ya que no sé podía perder el cumpleaños de su hijo".

Encima de la mesa efectivamente hay un llavero.

—!!!que!!! —exclama mi madre.

—madre tenemos que ir a esa librería.

—mañana lo haremos— Azucena en pie ha tomado el llavero. Que examina, la dejo hacer, sale al exterior, madre y yo la seguimos de cerca.

Delante de la casa hay un Porche último modelo.

Azucena aprieta el mando a distancia, el coche sé pone en marcha y sé iluminan sus faros.

—debes de continuar leyendo —pide Azucena. Que acciona de nuevo el mando, el coche sé apaga por completo.

—en está ocasión leeré yo —pide mi madre.

—¿Estás segura? —le pregunto.

—creo que sí.

Nos volvemos a sentar.

"unos golpes sé escuchan en la puerta alguien está llamando".

Cuando mi madre lee esto los tres nos llevamos un gran susto, alguien está llamando, golpeando la puerta.

Durante breves segundos nos quedamos los tres sin hacer ruido sin movernos hasta que Azucena rompe el silencio.

—voy a ver quién es —madre y yo nos miramos somos cómplices de lo que puede haber tras la puerta.

Después de que mi amiga sé aleje hacia la puerta pasan unos segundos largos., unas palabras sé escuchan haya a lo lejos. Madre y yo no las podemos entender.

Unos paso sé acercan al comedor, los de Azucena y alguien más.

Estoy de espaldas a la puerta y no me atrevo mirar hacia atrás.

Mi madre sé levanta de golpe y cae al suelo, la veo caer, todo ocurre muy despacio. No puedo hacer nada estoy aterrado. Entonces unas manos sé posan en mi hombro. Me tenso cuanto puedo, pánico, miedo y curiosidad sé mezclan y no sé cuál de ellos es mejor. Azucena sé pone delante de mí y me mira con una sonrisa, sin importarle que mi madre este en el suelo.

Sin mirar atrás, me pongo de pie y me acerco a mi madre, las manos que estaban en mis hombros sé retiran.

Me arrodillo cerca de mama.

Por suerte madre no sé ha golpeado con nada. Intento reanimarla.

En esos momentos unas piernas sé han colocado frente a mí, solo puede ver los zapatos nuevos y los pantalones por debajo de las rodillas.

—deja hijo que yo me ocupe de ella —oigo decir. No me queda otra que levantar la vista y quedarme de piedra. Sin duda es mi padre, lo sé por las fotos que madre nunca guardo y siempre que venía a casa las podía ver encima de la chimenea.

—Rafael es el momento de continuar leyendo —me dice mi amiga. La verdad es que no estoy para leer nada, estoy muy impresionado. Le digo:

—lee tu por favor yo no puedo.

—de acuerdo. Pero siéntate tu padre reanimara a tu madre.

Todo esto me parece una locura. Sobre todo Azucena que muestra gran interés en el libro, no parece darse cuenta que cuanto se lee sé va cumpliendo.

Me siento y asiento con la cabeza para que siga leyendo.

"el padre de Rafael ha aparecido y la sorpresa es tremenda para la madre, ella al ver a su esposo ha perdido el conocimiento. Es normal, no le veía desde hace muchos años, el trabajo de su marido le mantuvo fuera de casa por diez años"

—según el libro Rafael. Tu padre no murió.

La he escuchado muy bien.

Coloco mis manos en mi cabeza y apoyo los codos en la mesa, miro la escena de padre y madre, ella continua inconsciente y el acaricia su rostro mientras besa su frente.

—cariño despierta —le oigo decir a padre.

Por otro lado Azucena vuelve a leer.

"durante esos diez años el padre ha amasado una gran fortuna, es considerado unos de los mejores ingenieros del mundo, muchos de sus puentes sé pueden apreciar en medio mundo., el más famoso es el puente Joy, que une las cuatro islas de Hawái. Actualmente se encuentra en casa junto a su familia. De la que no esperar separarse".

—!!basta, no sigas leyendo Azucena te lo ruego!!. padre tuviste un accidente de auto. Estuvimos en tu entierro. Yo era un niño pero lo recuerdo muy bien —le digo a mi padre o lo que sea que está con mama.

El hombre levanta en brazos a mi madre y sé la lleva a su cuarto. Después viene y sé sienta en la mesa. Azucena y yo le miramos con mucha curiosidad.

—ese libro es real. Cómo también lo es este —sorprendidos, vemos cómo saca un libro del bolsillo de su chaqueta —A tu madre y a ti os ley la noche anterior a mi partida. Ahora lo entiendo todo.

"el padre de Rafael sé despide de su hijo e esposa y feliz va a la empresa constructora de puentes. Pero por una desgracia Manuel cómo así se llama es golpeado por un vehículo y pierde la vida. Llorado por su esposa Manuel es enterrado. Pero para Manuel su vida continua con normalidad, no murió en el accidente aunque su esposa e hijo lo enterraron y continuaron con su vida. Manuel siguió trabajando para la empresa. Desde ese fatídico día sé olvido por completo de su pasada vida y el mundo que conocía. Ocupando otro tiempo e espacio.

—el libro continua con mis éxitos en el trabajo, viajes. Algo que no voy a leer. Pero escuchen el final —"un segundo libro llamado Un Libro Real, sé hará realidad todo lo que debió de ocurrir y no debió de pasar".

Rafael le las palabras que su padre ha leído.

—¿cómo es posible?.

—durante los diez años lo he buscado por todas partes porque sabía que algo me faltaba. Eso me aparto de toda mujer. Pues en alguna parte perdí mis recuerdos. Jamás lo hubiera pensado. Me habéis vuelto a la realidad.

Rafael lee el titulo.

—Un libro Irreal.


Fin

¡Deja algún comentario! 

Artículos relacionados