Su espejo, relatos, relatos cortos, poemas, poesias, relatos breves, microrrelatos, chistes, refranes, historias, anecdotas, frases, citas, piropos

www.relatos-cortos.es 

  • Tamaño del texto

Su espejo

Marta no puede dormir. Ya van 3 semanas de insomnio, de sueños interrumpidos. Está despierta en su cama, con un espejo en la mano, revisando obsesivamente su rostro cansado. Con su mano, toca ligeramente las bolsas debajo de sus ojos, suelta un suspiro resignado y vuelve a apagar la luz. con su mano derecha, aprieta fuertemente el espejo y trata de dormir. Son las 2 a. m. y aún no han empezado las pesadillas.

--------------------------------------------------------------

Marta esta agradecida de que sea sábado. En cada superficie pulida revisa su rostro y trata de sonreír agradecida. Esta tan sumida en sus pensamientos que ni siquiera se da cuenta de que su doble sonríe maliciosamente o que mientras  se aleja, la otra se arranca trozos de piel de la cara y se la come.

--------------------------------------------------------------

Sol hay un sonido en la habitación. Es el llanto de Marta. Ha vuelto a soñar y en cada imagen que su mente producía ella...Un sollozo desgarrador interrumpió el pensamiento. Con manos ansiosas acercó el espejo a su rostro oculto en las sombras. No pudo ver nada y eso la asusto aún más. Encendió la lámpara y volvió a ver el espejo ahora roto, palpitantemente rojo. Con una exclamación desesperada, lo arrojo lejos y tocó su cara; suave y tibia piel la recibió, pero lo mejor de todo: completa.

---------------------------------------------------------------

Ya van 3 días en que el olor acosa la mente de Marta. Es dulzón, con un regusto metálico, como a sangre. No proviene de la ropa, del piso o de las plantas. Es de su piel. Pero su cuerpo no tenía ninguna herida; su piel es ligeramente morena con pálidas pecas. Pasa horas en el baño tallando su cuerpo hasta que se arranca trozos de piel.

---------------------------------------------------------------

Marta está viéndose en el espejo con terror. Está empezando a notar esas extrañas manchas rosas al rededor de sus ojos. Ya las había visto. Todos las noches en sus terrores nocturnos. Cuando su autónoma mano arrancaba su cabello a trozos.

----------------------------------------------------------------

Las sábanas irritan la piel de Marta. Le duele especialmente las partes de cuerpo donde ya no hay piel, solo músculos, nervios y órganos. Casi todos los espejos de la casa han sido rotos a puñetazos. Marta mira sus puños. Siente un escalofrió y vuelve a tomar con fuerza el espejo. Sus manos están enrojecidas por el esfuerzo de tallar, pero... no hay cortes de vidrios en ningún lado.

------------------------------------------------------------------

Marta lanzó un grito ahogado en cuanto se miró al espejo. Su cara estaba completamente hinchada, pero sus ojos estaban enormes; con un color naranja extraño, alienígena. Marta podía sentir como la piel se inflamaba, como debajo de esa piel infectada algo se movía, adentrándose, tocando con manos invisibles el confundido y asustado cerebro de Marta.

------------------------------------------------------------------

Hacía días que Marta no podía moverse. Su cuerpo deforme se lo impedía: estaba inflada hasta el límite de lo grotesco, con sus manos sin piel curvadas con dolor, partes de su anatomía donde ya no había signos de carne, solo huesos desnudos. Y la piel que no estaba cubierta de sangre y suciedad era de un rosa chillón y desagradable.

-------------------------------------------------------------------

Marta sabe que va a morir. Lo ha visto en sus pesadillas. En el momento más vulnerable de la noche era asesinada por un par de esqueléticas manos que se instalaban en su garganta; con fuerza.

--------------------------------------------------------------------

Marta esta recostada en la cama. No puede ver ni oír bien. No sabe que del espejo que sostienen sus manos paraliticas ha emanado una sustancia negra y pegajosa. No sabe que esa sustancia ha tomado la forma y consistencia de cuando aun era humana. No sabe que la otra la esta viendo o que se acerca lentamente hasta el lecho. No se entera de que un par de manos la están asfixiando, ni que su corazón ha dejado de latir. Solo abre los ojos, ve a su reflejo con un gemido atrapado en su garganta y muere.

¡Deja algún comentario! 

Artículos relacionados