Sir Charles Winstenton, un intelectual bajo la copa de un pino, relatos, relatos cortos, poemas, poesias, relatos breves, microrrelatos, chistes, refranes, historias, anecdotas, frases, citas, piropos

www.relatos-cortos.es 

  • Tamaño del texto

Sir Charles Winstenton, un intelectual bajo la copa de un pino

Sir Charles Winstenton es un reputado noble inglés de la segunda mitad del siglo XVIII. Nacido del vientre de su madre, su muerte aun es un completo misterio al no hallarse nunca su cuerpo. Una de las hipótesis que se barajan es que siga vivo.

Al ser criado en una familia de refinados modales, Sir Charles Winstenton nunca aprendió cosas tan sencillas como prepararse un baño, colocarse las enaguas o utilizar un wáter fuera de su casa. Esto, unido a su necesidad de usar monóculo (ya que del otro ojo veía bien), mermo sus posibilidades de ser profesional del criquet, y por consecuente, de ganarse el afecto de su padre.

Uno de los episodios más importantes de su vida fue la espiral de violencia que vivió cuando tan solo tenía 11 años. El tremendo conflicto comenzó cuando a Madame Sputova, la criada rusa de la familia, se le cayó la mitad del pastel que había preparado como postre para la cena. El pequeño Sir Charles no quiso compartir su mitad con su hermano Sir George lo que provocó que su padre, que siempre le tuvo ojeriza, le quitara toda la tarta y se la diera a George. Fruto de esto Winstenton lloró durante 10 días y 13 noches, obligando al patriarca familiar a azotarle repetidas veces en el culo.

A los 18 años su mala relación con la familia le obligaría a independizarse, pero la lejanía a su wáter le haría volver. A los 21 consigue marcharse definitivamente trasladando todo el baño a su nueva casa en Francia. Esta muestra de ingenio le granjea un gran reconocimiento por parte de los intelectuales de la época y comienza a relacionarse con ellos.

Según cuentan, entre su aportación al mundo está el haber inspirado a Rousseau a hablar de la propiedad privada gracias al traslado de “su” baño; el que Locke observara que empíricamente su nariz era demasiado grande para su cara o que Diderot decidiera hacer una enciclopedia para evitar que Sir Charles Winstenton interrumpiera todos los coloquios con preguntas absurdas. Entabla una gran amistad con Roberspierre.

Sin embargo Sir Charles también fue un incomprendido. Aunque actualmente el invento del “sándwich” se le atribuye al Conde de Sandwich, lo cierto es que los primeros intentos para crear este popular almuerzo fueron de Winstenton, que ya probó poniendo una rebanada de pan entre dos lonchas de jamón. Este ingenio fue presentado durante una reunión clandestina entre los agitadores de la revolución francesa y su éxito fue tan escaso que su amigo Roberspierre afirmó textualmente que “prefería cenar con Kant a cenarse eso”. Este episodio provocó un distanciamiento entre los dos amigos que se solucionó cuando Sir Charles Winstenton prometió no cocinar más.

Desacreditado tras su fracaso culinario optó por cartearse con David Hume con el que mantuvo una tormentosa relación epistolar en busca de consuelo filosófico. En la última carta que el filósofo escocés mandó al noble antes de morir le prometía contestar a toda su correspondencia si le devolvía a su gato, añadiendo que no estaba seguro de si era su gato ni de si se trataba realmente de un gato. Hobbes, que era como se llamaba el animal, desapareció sin dejar rastro una noche que Winstenton invitó al Marqués de Sade a vino español.

El 28 de julio de 1794 Sir Charles Winstenton y Roberspierre comienzan a distanciarse de nuevo con motivo de la muerte del segundo. A partir de entonces la relación entre ambos nunca fue la misma. Abatido tras el asesinato de su amigo, sin haber conocido mujer y exiliado de los círculos intelectuales europeos, Sir Charles desaparece dejando montones de preguntas: ¿Seguirá vivo? ¿Dónde está? ¿Por qué se fue? ¿Supero sus problemas para ir al wáter fuera de casa? Y si no es así, ¿Cómo lo ha solucionado?

¡Deja algún comentario! 

Artículos relacionados