Sin tiempo que perder, relatos, relatos cortos, poemas, poesias, relatos breves, microrrelatos, chistes, refranes, historias, anecdotas, frases, citas, piropos,relatos cortos de perder una familia y amor,SIN TIEMPO QUE PERDER onlineç,relatos de perder el tiempo

www.relatos-cortos.es 

  • Tamaño del texto

Sin tiempo que perder

Las agujas del reloj no corren más despacio por mucho que te lo propongas... Es lo que pensaba Amancio cada vez que su encargado le soltaba su frase mágica “Sin tiempo que perder”.

La vida de camarero de un restaurante de lujo puede convertirse en una fustración continua. Tan cerca de las mieles, del lujo y tan lejos al mismo tiempo... Siempre mirando los toros desde la barrera, mejor dicho, perseguido por el toro de la impaciencia.
Ese toro que devora a su encargado, un personajillo que ha trepado escalafón tras escalafón, miga a miga, sembrando desconfianza entre sus antiguos compañeros, adulando al dueño, don Pepón, un empresario a la antigua, más preocupado de los beneficios que en retener a los buenos trabajadores...

Amancio se sentía atrapado por las deudas, por una familia voraz que alimentar... sin poder escapar del círculo vicioso... Algunos días creía que nació camarero, como un condenado a trabajos forzados, y sentía unos deseos tremendos de mandarlo todo a tomar viento, pero no poseía el valor suficiente para enfrentarse a su encargado... Y Victor Hugo lo sabía...

La verdad era que ningún trabajador del restaurante Calamer se atrevía a discutir la autoridad de Victor Hugo... Entró años atrás como pinche de cocina y, fue escalando gracias a méritos propios y prestados, hasta convertirse en el maitre, la mano derecha de don Pepón. Amancio sonrió para si mismo mientras llenaba las copas de champán de una mesa. Los encargados pasan y el tiempo sigue corriendo sin prisa...

FIN

Fdo: Rafael Núñez Abad

¡Deja algún comentario! 

Artículos relacionados