Perversiones, relatos, relatos cortos, poemas, poesias, relatos breves, microrrelatos, chistes, refranes, historias, anecdotas, frases, citas, piropos

www.relatos-cortos.es 

  • Tamaño del texto

Perversiones

Al cerrar la taquilla Carmen se colocó la pulsera donde se encontraba la llave de esta, sus pasos repicaban sobre las baldosas del frio mármol a causa de sus tacones de aguja de diez centímetros.

En la zona común se oían varias voces y gemidos, a los que no hizo caso alguno; así que dirigió sus pasos hacia la barra del bar que era la zona más tranquila.

Tras pedir una margarita se apoyó en la barra dándole la espalda al camarero para así observar a la gente, la cual era muy variada; desde parejas a las que les gustaba exhibirse delante de todos hasta voyeurs encantados de lo que veían.

Carmen sin embargo fijo la vista en dos chicos que estaban en una de las esquinas de la sala mirando a los demás hasta que sus miradas se cruzaron, en ese momento Carmen cogió su margarita y fue hacia ellos con paso decidido, era el momento de entrar en acción.

_ Hola chicos_ saludo Carmen_. ¿Qué hacen dos bombones como vosotros tan solos por un sitio de estos?

_ Hola, es que nos gusta observar_ contesto uno de ellos tras dar un paso al frente.

_ ¿Y no os apetece nunca practicar?, por cierto me llamo Carmen.

_ A mi sí, pero a Rafa no tanto, soy Andrés.

_ Si queréis podéis venir conmigo y Rafa si quiere mira, o sí que participe también.

Rafa y Andrés la siguieron por un pasillo hasta llegar a una habitación que parecía una sala de torturas y en la que había colgados en la pared fustas, grilletes, un diván y un potro con cepo, él y Andrés puso una mordaza y ato a la pared a Rafa con unos grilletes para que observase y se excitase sin poderse tocar al tiempo que Carmen se colocaban delante suya. Carmen se puso de rodillas y se introdujo el miembro de Andrés en la boca poco a poco, saboreándolo desde la punta hasta los t********s se agarró al c**o de este para que este pudiese introducir su miembro lo más profundamente en su boca.

Rafa observaba mientras con una mirada de odio y deseo, ese miembro hasta ahora siempre había sido suyo y le molestaba ese juego en el que se había  quedado en segundo lugar por una mujer.

Carmen se había dado cuenta de las miradas de Rafa por lo que siguió provocándole escupiendo sobre el miembro de Andrés para masajeárselo con sus pechos que agarraba con las manos al tiempo que usaba el dedo índice de cada mano para acariciarse los pezones.

_ Ven, tu amigo esta celoso y me ha asesinado con la mirada.

Andrés se dirigió a Rafa y tras quitarle la mordaza le beso en la boca apasionadamente al tiempo que cogía su miembro y empezaba a masajearlo.

_ Sé que te gusta, que te haga esto; disfruta.

Carmen mientras soltó a Rafa de los tobillos y luego de las muñecas y le llevo hacia el diván donde se tumbó con las piernas bien separadas dejándose desear. Andrés se agacho a la altura de su s**o y empezó a lamerlo con tranquilidad saboreando los labios poco a poco hasta alcanzar el clítoris de esta cuando de repente noto el miembro de Rafa entrando dentro de él al tiempo que escucho los gemidos como susurros en su oreja.

Carmen se excitaba cada vez y no solo por lo que sentía, en ese momento le excitaba más los gemidos de Rafa el cual sujeto a Andrés de la cintura para poder introducir su miembro más aún. Tal como estaba la situación en ese momento Carmen se levantó del diván y se puso un arnés que había colgado de la pared. Se acercó a Rafa sigilosamente y tras cogerle del pecho introdujo su arnés en el ano de este provocando una conexión entre los tres.

Rafa se excito como nunca lo había hecho al notar el arnés dentro de él y aumento el ritmo de las sacudidas dentro de Andrés hasta que se vacío completamente; Andrés dejo que todo el semen entrase dentro de él recibiéndolo con todo placer.

Cuando Rafa y Andrés terminaron Carmen se llevó a Andrés al potro donde ella se tumbó y Rafa la ato como si la fuese a torturar un fraile de la Santa Inquisición  ya que tenía todo su s**o y ano elevado al tiempo que las manos sujetadas.

_ Espera Andrés, esto de mi parte_ dijo Rafa al tiempo que la ponía una mordaza.

Andrés empezó a p******r a Carmen al tiempo que la sujetaba del pelo para que no agachase la cabeza y mirase así a Rafa el cual se cansó enseguida de ver el show y cogió una fusta para participar. En unos segundos Carmen notaba el miembro de Andrés dentro de ella al tiempo que los golpes de la fusta desde uno de los laterales, con cada golpe más se excitaban y aunque no podía gritar se movía más rápidamente de manera que provoco la e*********n de Andrés y un o*****o propio.

Un cuarto de hora más tarde dos hombres salían del local mientras una mujer se duchaba en las taquillas antes de volver también a su casa.


Miguel Ángel Sánchez González

¡Deja algún comentario! 

Artículos relacionados