Mi pequeña Julia, he vuelto a soñar con que perseguíamos juntos a las gaviotas, relatos, relatos cortos, poemas, poesias, relatos breves, microrrelatos, chistes, refranes, historias, anecdotas, frases, citas, piropos

www.relatos-cortos.es 

  • Tamaño del texto

Mi pequeña Julia, he vuelto a soñar con que perseguíamos juntos a las gaviotas

Mi pequeña julia,

cuánto tiempo sin verte, he soñado mucho contigo, con sacarte de la caja, con acariciar tu cuerpo frio, inerte, vivo y muerto a la vez. Tú y yo, caminando con pies de plomo, sacando pecho al mundo, levantando la cabeza hasta que nos duela, persiguiendo orgullosos a las sucias gaviotas, protegidos únicamente por el brillante y legitimador sol,

mi pequeña julia,

te dije que volveríamos a vernos bajo la lluvia afilada que pone nerviosas a las gaviotas, ¿no es cierto nena? sí, sí que lo es, y aquí estamos otra vez, tu olor metálico, tus curvas pintadas de muerte,

mi pequeña julia,

es hora de levantarse, es hora de besar a los cobardes, es hora de cubrir su vergüenza con sabanas doradas y plateadas,

mi pequeña julia y los seis puntos finales,

te lleno de magia, de rabia y de venganza, uno a uno, todos los agujeros de tu cuerpo, están fríos y listos para bailar de rojo pasión, listos para morir, listos para matar, listos para amar, ¿te gusta cómo vuelan las gaviotas? Grandes e hinchadas, como ojos inyectados en lejía, surcan el cielo, nuestro cielo, sonrientes y triunfalistas rompen el silencio con sus estúpidos graznidos llenos de mierda y azufre, pero caerán al suelo y lo cubrirán todo,

mi pequeña Julia,

cientos de gaviotas de rodillas, casi puedo verlas suplicándote, casi puedo oír los lamentos de las barrigas vacías de las ratas llenándose con las tripas de las gaviotas, casi puede verte enfrentada al espejo, casi puedo verlas llorando para siempre, casi puedo vernos llorando de alegría, libre y roja, sobre un montón de cadáveres de gaviotas,

mi pequeña Julia,

te amartillo y suena como solía sonar, suave y sordo, me encanta como me acaricias la piel cuando andas bajo la camiseta,

mi pequeña julia,

es hora de bailar el último vals con las gaviotas,

es hora del ultimo

bang bang bang

¡Deja algún comentario! 

Artículos relacionados