Mazdeísmo: Un estudio introductorio, relatos, relatos cortos, poemas, poesias, relatos breves, microrrelatos, chistes, refranes, historias, anecdotas, frases, citas, piropos,relatos historicos vreves,cuento ciencia ficción ormuz ahriman

www.relatos-cortos.es 

  • Tamaño del texto

Mazdeísmo: Un estudio introductorio

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez

Introducción:
El fenómeno religioso es un hecho social que nadie se atrevería a poner en duda, y ha formado parte de la vida espiritual de la humanidad desde los más remotos tiempos. Pues querer conocer es, siempre, un querer entender, comprender cuales son las causas y las características de su ser y de su pueblo, su finalidad y su relación con el mundo que le rodea. Sin embargo, el intento de conocer y entender el pasado del hombre y sus creencias religiosas ha dado lugar a múltiples interpretaciones, tan variadas como el pensamiento humano mismo. Bástenos recordar a personajes que han reflexionado sobre el fenómeno religioso desde el período clásico como el sofista Critias y Epicuro, hasta la edad moderna con Maquiavelo, Hobbes, Kant, Fichte, Schelling y Hegel entre otros. Si bien, no se debe conceder un valor arbitrario a tal o cual hecho; la historia no es un producto subjetivo, aunque sí lo es en el aspecto interpretativo, y desde la perspectiva espacio temporal analizada. No se desestima el papel del individuo y menos en el aspecto de los iniciadores religiosos. Pero tampoco la historia será el proceso de investigación enfocado sólo en la biografía de grandes hombres como lo estimaba Thomas Carlyle historiador escocés. (1795-1881). Si bien, el hombre de nuestro tiempo, cautivo de los medios de comunicación masiva, manipulación, supresiones y distorsiones en la información, cae en la confusión fácil, pierde la fe en su capacidad de progresar integralmente en el futuro, es decir, en un justo equilibrio espiritual, material, humanista, individual y colectivo. Lo que conduce a dejar de ocuparse en el cómo ha sido su propio progreso en el pasado. Si bien, abundan los estudios cada vez más especializados, se van quedando atrás u olvidándose los planteamientos, introductorios y globales. Por otra parte, no siempre es preciso aprender algo que aumente nuestra información acerca de hechos o ideas, sino más bien resalta la importancia de asimilar los que ya se tienen.

Objetivo:
El propósito de este trabajo ha sido exponer algunas de las principales características de esta Religión desde una perspectiva historiográfica a modo de incursión, para que facilite e invite al estudioso, curioso o interesado a una primera profundización en este especial aspecto.
Consideraciones preliminares.
Para los fines de este escrito se estima a la Religión, relacionándola con su etimología como derivada del latín -religio-;, formada por el prefijo -re-; (indicando intensidad), el verbo ligare (ligar o amarrar) y el sufijo -ión-; (acción y efecto). Significando así, aquello cuya acción y efecto es ligar fuertemente. En nuestro caso, a un conjunto de divinidades con un ser supremo. Aunque en este mismo sentido, -ligare-; se vincula con la raíz indoeuropea -leig-; de atar, mezclar. Y -re-; también indica reiteración, y de nuevo. Se recuerda a San Isidoro de Sevilla en su Diccionario Etimológico que toma la interpretación de Cicerón, quien la deriva de -relegere-. Aunque Lactancio la deriva de -religare-; tomando en consideración un verso de Lucrecio. En un sentido figurado tendríamos a un conjunto de creencias o dogmas acerca de la divinidad, con un sentimiento de veneración. Siendo a su vez una virtud que mueve a dar a Dios el culto debido. En cuanto a objeto de especulación filosófica sería la filosofía de la religión. A Zoroastro se le considera el iniciador, un personaje histórico. Zarathustra (en avéstico) como el profeta fundador del Mazdeísmo , cuyo nombre se debe a su máxima deidad Ahura Mazda. Aunque los datos con que se cuenta son escasos, algunos vagos y otros contradictorios, incluso tejidos con leyendas. En el Avesta se llama Zarathushtra, precedido o no de Spitana, que parece ser un nombre de familia relacionado con la palabra spit, que significa blanco. Ushtra es el camello, y zarath por la th conduciría a pensar en que su nombre significaría -poseedor de camellos de oro-. No es fácil determinar la fecha en que vivió. La tradición parsi, según el texto pehlevi del Bundehich, lo sitúa entre el siglo VII y VI a.C. Un Orientalista como West, lo fija entre el 660 a 583 a.C. Zoroastro nació en la Media Atropatena (Adserbeiyán actual), pero fue en Bactres (este de Irán) donde halló protección. En la tradición parsi se refieren a sus padres como Pouruchaspa y de Dughedha. En su vida hay una buena cantidad de milagros. Intentaron matarlo varias veces. A los 20 años se retiró del mundo, al sentir la necesidad de prepararse para una misión que pensaba estaba llamado a cumplir. A los 30 años tuvo una revelación (en el río Dáitya) del amchaspand Vohu-Máno (el buen pensamiento) conduciéndolo al trono de Dios, con quien pudo hablar. Luego en el transcurso de 10 años tuvo 6 apariciones más. Durante este período predicó su reforma con pobres resultados. Por orden de Ahura Mazda, fue a la corte de Vichtáspa y se dedicó 2 años a lo conversión de este rey. Ni Heródoto ni Jenofonte refieren el nombre de Zoroastro, aunque si otros autores antiguos como Hermippos citado por Plinio, así como Jantos de Sardes, anterior a Heródoto, del tiempo de Artajerjes I, pero citado por Diógenes Laercio, bajo Alejandro Severo, también de Ctesias en Diodoro de Sicilia. La cita del nombre del profeta en los gáthá nos lleva al tiempo de los aqueménidas (siglo VI a.C.). Luego el mazdeísmo se desarrolló primero en Irán oriental, llegando a las regiones occidentales gracias a la subida al poder de la dinastía aqueménida (559-323 a.C.). Más tarde, la dinastía sasánida (226-mediados del siglo VII d.C.), que se consideraba a sí misma como la defensora de la ortodoxia zoroástrica, intentó borrar de la fe todo rastro de influencia griega. Cuando los sasánidas fueron derrotados a su vez por los ejércitos musulmanes, el zoroastrismo empezó a quedar reducido a una religión marginal. En el siglo X, un grupo de zoroastras se trasladó desde el noreste de Irán hacia la India, donde se les conoce con el nombre de parsis (persas). Se estima que son solo el 0.01 % de la población de la India, con aproximadamente 2 millones 600 mil miembros en total, repartidos tanto en Irán, Sri Lanka, Canadá y Estados Unidos de América. A sus fieles se les llama zoroastrianos, tienen 2 ramas en los llamados parsis e iranís. Su lengua litúrgica es el Avéstico, y sus símbolos son el fuego y el faravahar.

Antecedentes:
Con el fin de situarnos dentro de la Civilización donde se desarrolló el mazdeísmo vamos a precisar que es el Imperio Persa, nombre que se utiliza para referirse a las diferentes dinastías históricas que gobernaron el país de Persia (Irán). El primer reino persa conocido fue el Proto-Imperio Elamita, seguido por el de Media. Pero fue el Imperio Aqueménida, surgido tras Ciro II el Grande, al que usualmente se le conoce como el primero propiamente «persa». Los sucesivos estados hasta 1935 se han denominado colectivamente como Imperio Persa por los historiadores occidentales. En relación con el Imperio Aqueménida (648 a.C- 330 a. C). Los Aqueménidas fueron la primera dinastía de gobernantes de Persia, fundada por Aquemenes (Hakaimanish), líder persa hacia 700 a.C. El Imperio Persa puede considerarse tras la rebelión de Ciro II el Grande, contra los dominadores medas de la región, en el 550 a.C. Tras sacudirse su yugo, Ciro conquistó los reinos circundantes, como Babilonia, imponiendo a Persia como el estado más fuerte de la región. Posteriormente, se impuso al rey Creso de Lidia en la batalla del río Halys y se anexionó Canaán. El hijo de Ciro, Cambises II, amplió aún más el imperio conquistando Egipto y proclamándose Faraón. Además, trasladó la capital a Babilonia. Tras Cambises II vino Darío, que obtuvo su sobrenombre de "El Grande" gracias a sus conquistas y a la reorganización del imperio. Durante el reinado de Artajerjes, se produjo una sublevación egipcia con ayuda griega, que inició las bases de la decadencia persa y allanó el camino para la posterior conquista por Alejandro Magno y su destrucción de Persépolis. Pero aquí ya vamos en la conquista macedona y la Dinastía Seléucida (330 a.C - 150 a.C) donde Alejandro Magno, inició el ataque al Imperio Persa con la conquista de Asia Menor, que no le causó excesiva dificultad. Tras esta conquista de las ciudades persas de las costas de la actual Turquía, combatió con éxito contra el ejército de Darío en 333 a.C en la batalla de Isos. Tras su derrota, Darío intentó negociar con el joven invasor, pero sus propuestas fueron rechazadas. Las tropas macedonias fueron conquistando nuevos territorios del imperio, primero Fenicia y después Egipto, para finalmente enfrentarse con un numerosísimo ejército persa, comandado por Darío, en las proximidades de Gaugamela, a orillas del río Tigris. Nuevamente, los macedonios vencieron y Darío escapó, aunque finalmente fue traicionado por sus nobles y asesinado. Alejandro honró a su antiguo rival y persiguió a sus asesinos. Tras esta victoria sobre Darío, Alejandro gobernó sobre el antiguo Imperio Persa. A la muerte de Alejandro Magno (323 a.C), su imperio se dividió entre sus generales (diádocos o sucesores). Uno de ellos, Seleuco, fue proclamado sátrapa de Babilonia y Siria, para después convertirse en rey. Fundó la Dinastía Seléucida. En 238 a.C. los nómadas partos del sureste del Caspio se sublevaron contra el imperio y se independizaron. Los partos y los seléucidas se enfrentaron en numerosas batallas hasta que, a partir del siglo II a.C. los partos eran lo suficientemente fuertes para tomar el control del imperio y reemplazaron a los seléucidas. Los partos eran una tribu nómada del sudeste del Mar Caspio que fundó un gran imperio en la llanura irania que incluía intermitentemente Mesopotamia. Existió desde el siglo II a.C. hasta el siglo III. En 238 a.C se sublevaron contra la dinastía seléucida dominante en Persia (que incluía el territorio parto). El líder de la sublevación fue Arsaces, que fundó la dinastía arsácida. Tras conseguir la independencia, Partia luchó en numerosas ocasiones contra los seléucidas, de tal manera que llegó por momentos a perder su soberanía. No fue hasta el siglo II a.C cuando Partia consiguió erosionar lo suficiente el poder seléucida como para conquistar partes de su territorio al este de Siria. Se considera a Mitridates I el verdadero fundador del Imperio Parto y de la capital de invierno Ctesifonte, a orillas del río Tigris. En el año 226, Ardashir, gobernante de Persia, se subleva contra la Confederación Parta en un intento de revivir la gloria pasada del anterior imperio. En 2 años, consigue convertirse en el Shah del nuevo Imperio Persa. La dinastía Sasánida se convirtió así en la primera dinastía nativa de Fars (o Persis) desde los Aqueménidas.

Desarrollo:
ónea y eso le ha convertido en lo que es. Así, el ser humano tiene ante sí La comparación del zoroastrismo con la religión india es útil para comprender su nacimiento. Estas dos religiones tenían un dios llamado Mitra por los indios y Mithra por los iranios, que significan el sol o el dios sol. Evolucionó de manera muy divergente en estos dos pueblos. Entre los indios, según François Cornillot, especialista del Rig-veda y del Avesta, el Mitra original se escindió en tres dioses, Mitra, Arimán y Váruna. Entre los iranios, este dios guardó en cambio su unidad. Dios soberano, era el hijo de Ahura Mazda, que parece haber sido el Cielo. Los zoroástricos se esforzaron por eliminar el culto de Mithra en provecho del de Ahura Mazda, justificando el nombre de mazdeísmo dado a su religión. La Persia antigua, bajo la dinastía de los aqueménidas, no era verdaderamente mazdeísta, pues veneraba tanto a Mithra como Ahura Mazda. Por otra parte, un aspecto importante de la religión Mazdeísta es el de la libre elección de las personas. El propio espíritu maligno no es inherentemente malo, sino que ha elegido de forma erra ambos espíritus, tiene dos opciones. La buena elección es seguir el camino de Spenta Mainyu y convertirse al bien, a la verdad, a la justicia y a la bondad, siguiendo el ejemplo de Ahura Mazdâ; la opción de elegir a Angra Mainyu le llevará a la mentira, al mal sentir, al odio, que son las características del mal camino- ; Si bien, ésta es una religión monoteísta en el sentido teológico y reconoce como única divinidad a Ahura Mazda, considerado por Zoroastro como el único creador increado de todo, en el sentido ético hay un dualismo que distingue entre el bien puro y el mal. El zoroastrismo entiende el mundo como un escenario de conflicto, en el que las mentalidades del ser humano, del bien y del mal luchan entre sí para discernir y tomar la decisión correcta o no. El destino de una persona depende de su elección entre el bien y el mal, no se cree en la predestinación. Después de la muerte, el alma será juzgada en el puente Chinvat, la recompensa, según la elección, es la casa del buen canto que se pudiera interpretar como un paraíso o la casa de la vergüenza, que a veces se confunde con el termino infierno; pero para el zoroastrismo este "infierno" es un lugar donde el ser humano busca la luz para corregir sus errores, no es un lugar de castigo o sufrimiento, es un lugar de reflexión. El mazdeísmo pone el acento en el libre albedrío del hombre para elegir entre el bien y el mal. El hombre tendrá que rendir cuentas de sus actos en el momento de terminar su vida. Por otra parte, esta fue la religión oficial del Imperio Persa durante siglos, pero tras la conquista islámica de Persia en el siglo VII empezó su decadencia. Sin embargo, aunque hay solamente un dios del universo, según los zoroastrianos, trabaja con base en una dualidad moral. Hay Spenta Mainyu (el bien) y Angra Mainyu (Arihmán, el mal). Zarathushtra abogó para pensar claramente antes de que elijamos, y preguntarnos para elegir las opciones buenas para traer consecuencias beneficiosas. Él dijo que Ahura Mazda no nos ordenaría elegir o esto o aquello. Es decir, dando la capacidad de elegir, Ahura Mazda deja y permite que el ser humano tome sus propias decisiones, y si se elige lo bueno se atraerá lo bueno y si se elige mal, causara mal. Es así cómo el universo moral mazdeísta funciona. No hay ningún otro dios en la teología zoroastriana, Ahriman o Angra, en los gazas y nunca se le menciona como una entidad o como otra cosa. Los dos principios, son de hecho las elecciones que el humanos debe de hacer, y también son al mismo tiempo la manera de hacer las elecciones en la vida. Zoroastro distinguió los dos polos de una dinámica particular: la creación y la destrucción, contempladas como un todo en Ahura Mazda. El problema del mal en la doctrina mazdeísta enuncia que el mal mora dentro de las mentes de los mortales y se produce por elecciones equivocadas, retrógradas, malas; y por otro lado, el bien también es un producto de las opciones rectas de la consciencia. Mal y bien son decretos éticos que no tienen existencia real fuera de las mentes, y son opciones del ser humano. Como una conclusión lógica, en el mazdeísmo, se cree que no hay ningún mal en la naturaleza. Es una mala interpretación decir que el zoroastrismo es dual, sería una herejia (zurvanismo). Durante la dinastía sasánida se dio lugar al concepto erróneo de que hay dualismo teológico. Pero para ser considerado objetivamente, esto nos llevaría a revisar su literatura sagrada, tan ampliamente como nos sea posible. Siendo especialmente el Avesta su libro principal. Se divide en las siguientes partes o tratados. Yasna : Que trata de la liturgia de los sacrificios. Los Gathas: Que relatan aspectos de la historia del Zoroastrismo. Los Yastas: Que contienen invocaciones a diversas divinidades. También están : Los Niyayisas con las oraciones cotidianas al sol, la luna, el agua y el fuego. El Afrinagán: Con las fórmulas de las bendiciones repetidas 6 veces al año en memoria de los muertos. El Sirozah: Que enumera los atributos de las leyes espirituales, y los nombres de los 30 días del mes. El Visparad: Que trata de los objetos de adoración en cada una de las estaciones del año. Y el Vendidad: Con las leyes y reglas establecidas contra la influencia de los demonios. Al Avesta se le ha estimado una antigüedad de 800 años antes de la era Cristiana, y a los Gathas hasta 1 500 a.C. La lengua del Avesta no es el viejo persa de las inscripciones aqueménidas, aunque sí, estrechamente relacionado; por el otro lado tenemos el de la Media, relacionado con el sánscrito. En el tiempo de los sasánidas se manifiesta claramente una tendencia monoteísta. Se acude a la expresión -tiempo sin límites- (zrvan akarana) que se haya en las partes recientes del texto, Avesta, derivándose la idea de un dios único, superior a los dos principios de Ormuz (el bien) y de Ahrimán (el mal). Doctrina conocida por Teodoro de Mopsuesto, en el siglo IV d.C. y en el siglo V d.C. por escritores armenios como Eznick y Eliseo. Por otra parte, ante el ejército del bien se sitúa el ejército del mal, las fuerzas infernales desencadenadas para la conquista del universo. Su jefe es el mal espíritu (Angra-Mainyu ó Ahrimán), manda a los demonios (daéva) la misma palabra que en, sánscrito y latín (deva, divus) designa a los dioses. Es el mal pensamiento, la rebeldía, la mentira, ya nombrada en las inscripciones de Bísutún. Son todas las fuerzas del mal en el universo, se opone al buen camino de la creación, si no puede aniquilarlo, trata de disminuir su efecto: es el mal creador, y sus invenciones son -contraste-, adversidades ( paityára). Cuando Ahura-Mazda creó la vida, Angra-Mainyu creó la muerte. Su morada son las tinieblas sin fin. Pero esta lucha sin cuartel acabará algún día con el triunfo del bien y la destrucción del mal, cuando llegue el día del juicio final. Los últimos días, serán anunciados por la venida de un Mesías, salvador y libertador Saochyant que renovará el mundo después de la resurrección, y precederá al juicio final. Una ola de metal en fusión cubrirá la tierra y la purificará. Entonces tendrá lugar la batalla final entre Ormuz y Ahrimán, del bien y del mal, de la luz y las tinieblas, que terminará con la derrota final y completa del mal. Por otra parte, y en último término, se tiene referencia de un autor árabe de principios del siglo XII d.C. Chahrastání . Quien menciona tres sectas. 1.- Los propiamente Zoroastrianos (ortodoxos). 2.- Zervanitas, que creen que Ormuz y Ahrimán provienen ambos de un ser que les es superior y anterior -Zerván-; (el tiempo sin límites Zrván Akareno). 3.- Los Gayomarthianos, que admiten que Ahrimán proviene de un titubeo de Ormuz. Pero ya aquí, y sobre la evolución e historia de cada una de ellas, se rebasa el propósito de estas consideraciones.

Conclusión:
El estudio integral y completo de una religión, o conjunto de ideas acerca de ella, no es sencillo ni será fácil desbrozar su camino, pues en la historia ha sido víctima del espacio, tiempo y circunstancias socio-económicas que cambian. El conocimiento y la vivencia de los fenómenos religiosos depende de muchos factores. De todo el saber acumulado se puede y debe obtener el provecho para la humanidad toda, tanto de las ciencias como de las artes. Si bien, es importante sintetizar algunos de los problemas más esenciales, también debe contemplarse un bosquejo que permita su interpretación, y utilidad tanto ética, moral, social y humanística.

Autor : Joel Fortunato Reyes Pérez

Bibliografía:
1.- Abenhazam De Córdoba.: Historia Crítica de las Ideas Religiosas. 5 Vols. España (Madrid). 1927-1932.
2,- Bailey H.W.: Zoroastrian Problems in the ninth-century Books. Oxford. 1943.
3.- Bauer W.: Introducción al estudio de la Historia. Ed.- Bosch. España (Barcelona). 1957.
4.- Bloch M.: Introducción a la Historia. Ed.- Fondo de Cultura Económica, México, 1952.
5.- Boyce M.: Zoroastrians : Their Religions Beliefs and Practices. Routledge and Kegan Paul. London, 1979.
6.- Burrow T.: The proto-Indoaryans. J. of the Royal Asiatic Society, 2. 1973.
7.- Cantera A.: Cahiers de Studis Iranica, 51. Vers une edition de la liturgie longue Zoroastrienne. Pensées et travaux préliminaires. Peeters Publishers, 2014.
8.- Carbonell Ch. O.: La Historiografía. Ed.- Fondo de Cultura Económica. Colección Breviarios No.- 353. México, 1986.
9.- Cardoso C. F. : Los métodos de la Historia. Ed.- Grijalbo S.A. México, 1977.
10.- Colección Enciclopédica.: Las Grandes Civilizaciones. 12 Vols. Armando Curcio Editore S.p.A. Roma, 1980. Ed.- HispanoAmericana-U.T.E.H.A. España (Madrid). 1993.
11.- Corominas J.: Breve Diccionario Etimológico de la Lengua Castellana. Ed. Gredos. Biblioteca Románica Hispánica. 3era. Edición. España (Madrid), 1996.
12.- Crawford H.T.: Introduction to the History of Religions. Ed.- Harvard University. Cambridge, Mass. 1924.
13.- Chatelet F.: El Nacimiento de la Historia. Ed.- Siglo XXI. México, 1979.
14.- Chester G.S.: Historia del Mundo Antiguo. Ed.- Akal. España (Madrid). 1965.
15.- Dhalla M.N.: History of Zoroastrianism. Oxford University Pres. New York Inc. 1938.
16.- Diccionario Enciclopédico Salvat: Salvat Editores S.A. 2da. Edición. 12 Vols. España (Barcelona) 1951.
17.- Eliade M.: Historia de las creencias y de las Ideas Religiosas. Eds. Cristiandad 3 Vols. España (Madrid). 1978.
18.- Eliade M.: Imágenes y Símbolos. Ed. Taurus, 2da. Ed. España (Madrid). 1974.
19.- Ellul J.: Historia de las Instituciones de la Antigüedad. Ed. Aguilar. España (Madrid). 1970.
20.- Enciclopedia de Historia Universal. Ed.- Coedición U.T.E.H.A.-NOGUER. Ed. Noguer S.A. 12 Vols. España (Barcelona). 1982.
21.- Enciclopedia Temática . Ed.- Andromar Océano Grupo Editorial. 12 Vols. Tema Historia y otros Vol. 7. España (Barcelona), 1995.
22.- Enciclopedia Interactiva de los Conocimientos. Océano Grupo Editorial. Dirección Carlos Gisper. Vols. 1 y 2. España (Barcelona). 2000.
23.- Filoramo G.: Historia de las Religiones. Ed.Crítica. España (Madrid). 2000.
24.- Finley M.I.: Historia Antigua (problemas metodológicos), Ed.Crítica, España (Barcelona) 1986.
25.- Gardiner P.: La naturaleza de la explicación Histórica. U.N.A.M. México, 1961.
26.- Gutbrod K.: Historia de las Antiguas Civilizaciones del Mundo. Arqueología. Ediciones del Serbal. España (Barcelona). 1987.
27.- Hartman S.S.: Parsism: The Religions of Zoroaster. Iconography of Religions XIV, 4. E. J.Brill. Leiden, The Netherlands. 1980.
28.- Herzfeld E.: Zoroaster and his World. Princeton University Press. Princeton. 1947.
29.- Hick J.: Filosofía de la Religión. Ed. U.T.E.H.A. 1ed. En español. México, 1965.
30.- Hinnells J.R.: The Zoroastrian Diaspora. Oxford University Press. Inc. New York. 2005.
31.- Huizinga J.: El concepto de la Historia. Ed. Fondo de Cultura Económica. México. 1946.
32.- James E.O.: Historia de las Religiones. Ed Vergara Ediciones. España (Barcelona). 1963.
33.- Kahler E.: ¿ Qué es la Historia ?. Ed. Fondo de Cultura Económica. México. 1966.
34.- Kramer S.N.: Mitología del Mundo Antiguo. Ed. Plaza Janés. España (Barcelona). 1965.
35.- Langlois C.V.: Introducción a los estudios históricos. Daniel Jors Editor. España (Madrid). 1913.
36.- Masani S.R.: The Religion of the Good life Zoroastrianism. George Allen Unwin Ltd. London. 1954.
37.- Meinecke F.: El Historicismo y su Génesis. Ed. Fondo de Cultura Económica. México. 1943.
38.- Meyer E.: El historiador y la Historia Antigua. Ed.Fondo de Cultura Económica. México. 1955.
39.- Micklem N.: Religiones de la Voluntad (Islam, Mazdeísmo, Mosaisismo). En Religión: Ed. Fondo de Cultura Económica. Col. Breviarios 23. México. 1966.
40.- Mills L.H.: Sacred Books of the East. American Edition. 1898.
41.- Pavry J.D.C.: THE Zoroastrian Doctrine of a Future Life. Columbia University Indo-Iranian Series II 2end. Edition. New York. 1929.
42.- Pereyra C.: Historia ¿ Para qué ?. 6ta. Edición. Ed. Siglo XXI. México. 1985.
43.- Pinard de la Boullayle H.: El estudio comparado de las Religiones. Ed. Razón y Fe. 2 vols. España (Madrid). 1940-1945.
44.- Pla Alberto .: La Historia y su método. Ed. Fontamara España (Barcelona). 1980.
45.- Quinto Curcio Rufo.: Historia de Alejandro Magno. Biblioteca de Historia. Vol. 48 Ed. Orbis S.A. España (Barcelona). 1960.
46.- Roldán H.J.M.: Introducción a la Historia Antigua. Ed. Istmo. España (Madrid). 1975.
47.- Roman M.T.: Sabidurías Orientales de la Antigüedad. Ed. Alianza Ensayo. España (Madrid). 2004.
48.- Suárez F.: Reflexiones sobre la Historia y sobre el método de la Investigación Histórica. Ed. Rialp S.A. España (Madrid). 1977.
49.- Tacchi P.: Historia de las Religiones. Ed. Gustavo Gili. 3 vols. España (Barcelona). 1947.
50.- Tavadia J.C.: The Zoroastrian Religion in the Avesta. Ed. K.R. Cama. Oriental Institute and Library. London. 1999.
51.- Tókarev Serguéi.: Historia de la Religión. Ed. Progreso. Versión del ruso por Luis Ardiaca. Biblioteca del estudiante. Moscú (URSS). 1990.
52.- Toynbee J.A.: Estudio de la Historia. 3 vols. Ed. Artemisa S.A.C.V. Colección Obras Maestras del Pensamiento Contemporáneo. México. 1985.
53.- Toynbee J.A.: El Historiador y la Religión. Ed. Emecé. Argentina (Buenos Aires).1958.
54.- Vazquez de K.J.: Historia de la Historiografía. Biblioteca S.E.P. Vol. 93 2da. Edición. Ed.-Pormaca. Col. SEP-SETENTAS. México. 1973.
55.- Vögtle A.: Revelación y Mito. Ed. Herder. España (Barcelona). 1965.
56.- Walsh W. H.: Introducción a la Filosofía de la Historia. Ed. Siglo XXI 12 ed. México. 1985.
57.- Watson P.: Ideas. Historia Intelectual de la Humanidad. Ed.Crítica. España. 2006.
58.- Zaehner R.C.: Las Doctrinas de los magos. Ediciones Lidium. Argentina. (Buenos Aires). 1983.

¡Deja algún comentario! 

Artículos relacionados