Los tres últimos días, relatos, relatos cortos, poemas, poesias, relatos breves, microrrelatos, chistes, refranes, historias, anecdotas, frases, citas, piropos,Relatos cortos de suspenso

www.relatos-cortos.es 

  • Tamaño del texto

Los tres últimos días

Avanzaba la mañana despacio. Siempre la misma rutina en el trabajo, hasta que llegó el periódico por fin a mis manos.
No podía creer lo que estaban viendo mis ojos, era una foto mía en primera plana, buscado por asesinato.
La portada era bien grande y mis compañeros lo habían leído, así que me extrañaba, que no me hubieran denunciado ya. Cogí mis cosas y salí por patas de la oficina.
No sabía donde ir. Aún era temprano y puede que la gente no hubiera visto el periódico todavía.
Al llegar a casa, ahí estaba ella, tendida en el suelo, una marca de tiza bordeaba su silueta, salí huyendo del lugar. Recogí algunas cosas de suma importancia y me subí al coche sin rumbo cierto donde ir.
Mis pensamientos afloraban de golpe, tratando de entender que había pasado, pero mi cabeza no recordaba nada. Las imágenes se disipaban en mi cabeza cada vez que trataba de recordar las cosas con más precisión.
En mi huida, a la mañana siguiente compré de nuevo el periódico, tratando de buscar nuevas pistas sobre lo ocurrido. Esta vez la portada del periódico me impresionó más aún si cabe.
Mis piernas flojeaban, mi rostro palideció y las nauseas afloraron hasta hacerme vomitar. La portada era íntegramente dedicada a mi persona.
 
"Fallece el asesino de Margarita en un accidente de coche tras llevarse consigo a un padre de familia"

El presunto asesino de Margarita, asesinada por su pareja, fallece tras colisionar su coche contra el de una familia en el que viajaban un matrimonio junto con sus dos hijos.

No contento con asesinar a su esposa, en la huida, se llevó también a un padre de familia que regresaba de sus vacaciones.

Al parecer se vio acosado por la policía y en el ultimo momento de la persecución, se estrelló contra el coche que conducía la madre. Los ocupantes del coche, tienen todos lesiones de gravedad, a excepción del padre, que murió a las pocas horas de entrar en el hospital.

Al parecer la justicia hizo de las suyas y se llevó consigo a dos presuntos asesinos y maltratadores de un sólo tiro.

La mujer del ocupante del coche, aseguró a las fuerzas de seguridad, que el padre de sus hijos, les había secuestrado y prometió matarles en cuanto la policía acudiera en su captura.

La tragedia, se cobra dos vidas, pero salva la de otras tres personas de una muerte segura.

Tras varios intentos de comprensión de lo que me estaba sucediendo, me subí al coche y continué mi huida. Era imposible. El periódico era de antes de ayer. Que diablos estaba pasando?. Y nunca mejor dicho, el diablo se estaba vengando de mi y me estaba haciendo pagar por mis actos, envolviendo mi vida en un bucle continuo de los últimos tres días.

¡Deja algún comentario! 

Artículos relacionados