Llantos, relatos, relatos cortos, poemas, poesias, relatos breves, microrrelatos, chistes, refranes, historias, anecdotas, frases, citas, piropos

www.relatos-cortos.es 

  • Tamaño del texto

Llantos

A través de las paredes se escucha el llanto de un bebé, me había despertado. Me levanté y puse atención. Cada vez, se escuchaba más el llanto de un bebé, no sabía de qué apartamento llegaba. Abrí la puerta y salí al pasillo. Se abrió una puerta, y se asomó una cabeza de una niña. Mi hermanita está llorando, y no se despierta mi hermana. Yo no sabía qué hacer, así que decidida le digo a la niña. ¿Tu mama está dormida?. No lo sé pero no me hace caso.

Yo no sabía qué hacer, pero lo que sí estaba decidida a comprobar qué pasaba con ese bebé que cada vez lloraba más.

Una vez dentro del apartamento, la niña me cogió de la mano y me dice, ven ven, despierta a mi mama, por favor. Yo veía en la cara de la niña angustia, miedo, terror, y yo estaba igualmente, sin saber lo que me iba a encontrar al otro lado de la puerta.

Le digo a la niña, quédate aquí que voy a despertar a tu mama, ella se agarraba el borde del pijama, con una cara de desconsuelo. Una vez que abrí la puerta, comprobé que había alguien en la cama, y me acerque a tocarla para llamarla, pero una vez que la toque supe que estaba fría. Me sobresalté, y entonces me dí cuenta que a su lado estaba un bebé de meses, desesperado llorando, y lo que hice fue cogerlo en brazos, arropándole en una manta rosa con olor a bebé.

Miraba hacía la puerta donde se había quedado la niña que me observaba con su hermanito en brazos. Y yo no sabía qué hacer, pero sí salir de la habitación, con el bebé en brazos, me senté en un sillón y le digo. Cuanto días hace que está tu mama dormida. Y me dice, un día, no sé despierta... Y tu papa, y me dice, hace días que se enfadó con mama y se ha ido.

Entonces, después de calmar al bebé, lo dejé en el sofá, junto a su hermana. Me acerqué a la habitación, y comprobé, que la madre tenía clavado en el corazón unas tijeras. Me sobresalté, me tapé la boca para no gritar, y salí de la habilitación cerrando la puerta sin ruidos.

Miraba a aquellos dos angelitos, y fue cuando sin dudarlo me fui a mi apartamento a llamar a la policía ...

Llantos

Alicia.

¡Deja algún comentario! 

Artículos relacionados