Lilith, relatos, relatos cortos, poemas, poesias, relatos breves, microrrelatos, chistes, refranes, historias, anecdotas, frases, citas, piropos,relatos

www.relatos-cortos.es 

  • Tamaño del texto

Lilith

La puerta de la discoteca se abrió cuando entro en ella una chica pelirroja que era la atención de todos los hombres del local, ella paso delante de todos que la abrían paso como si de una famosa del celuloide se tratase; la chica llevaba un vestido estilo corte griego de color rojo fuego y unos zapatos de tacón tan altos que parecía andar de puntilla, los labios y las uñas iban pintados de tal manera que hacían juego con su vestido y su pelo.

_ Buenas noches, me pones una Bombay Shapire con tónica azul_ pidió la chica al tiempo que sacaba un billete de su bolso.

_ Cómo no señorita_ contesto el camarero al tiempo que cogía el billete.

_ ¿Cómo sabes que es señorita y no señora?

_ De seguro no lo se pero es la costumbre, perdone si la he ofendido.

_ Ofender no, pero no me gusta que den las cosas por hecho.

_ Si supiese su nombre no hubiese pasado eso, yo soy Adam.

_ Hola Adam, yo soy Lilith_ contento esta al tiempo que le estrechaba la mano y dejaba apoyar sus voluptuosos pechos sobre la barra.

_ Bonito nombre.

_ Gracias.

_ ¿Me permites una pregunta?

_ Tu veras…

_ ¿Tienes pareja?

_ No, me divorcie de mi marido. Era un puto misógino que solo quería que fuese su esclava sexual y su sirvienta.

_ ¡Bufff!, sin comentarios.

_ Me voy a ir a la pista a bailar un poco, pero luego si quieres cuando vayáis a cerrar quedamos tú y yo.

_ De acuerdo.

Lilith volvió locos a todos los chicos en la pista y no solo por su físico si no también por su destreza en el baile, era capaz de bailarte una salsa, una bachata, un merengue o cualquier otro ritmo latino que tanto están de moda como te bailaba un tango o un rock & roll. Las mujeres la odiaban por ambas razones y porque las que tienen pareja en ese momento estaban quedando en un segundo lugar ya que ellos solo tenían esa noche ojos para ella, alguna pareja salió discutiendo por esa causa de la discoteca.

Cuando faltaba poco para cerrar Lilith volvió a la barra donde Adam no se encontraba en ese momento.

_ ¿Qué desea?_ pregunto una joven que se encontraba en ese momento en la barra.

_ Quiero que me atienda Adam_ contesto Lilith.

_ Adam está ocupado ahora mismo.

_ Pues esperare a que me sirva él, no tengo prisa.

_ Adam, tu novia te está esperando.

_ Eva no seas tan celosa, sabes que lo nuestro ya es historia_ le contesto este cuando se cruzó con Eva para atender la barra._ Perdónala, salimos unos meses pero como no cuajaba y la deje aun esta despechada.

_ Tranquilo.

_ Yo ya he terminado, vámonos de aquí.

_ Mucho mejor entonces, vamos a un hotel que ahí aquí cerca.

_ Por lo que veo, a ti no te gusta perder el tiempo.

_ Para que andarse con rodeos, he notado que te atraía desde que me acerque a la barra. Y como dices tú, no, no me gusta perder el tiempo y eso que yo tengo tiempo de sobra.

Cuando llegaron al hotel Lilith pidió una habitación y pago con una Visa Oro. 

Una vez en la habitación Lilith dejo caer su vestido mostrando así su desnudez ya que no llevaba ropa interior, Adam sin embargo se quedó boquiabierto sin saber cómo reaccionar, nunca había encontrado a una mujer tan liberal en todos sus años y con ese cuerpo tan perfecto que parecía una conejita del Playboy.

Las manos de Lilith se empezaron a perder en los pantalones de Adam hasta que consiguió sacar su miembro erecto mientras él se desabrochaba la camisa y la tiraba a un rincón.

Lilith empezó a succionar poco a poco el miembro y cuanto más erecto lo notaba en su boca más se lo introducía en su garganta hasta que casi parecía ahogarse con él. Adam la dejaba hacer y se relajó disfrutando del placer que le provocaba la lengua y los labios de Lilith.

Lilith arrastro a Adam al poco tiempo sobre la cama subiendo encima de él a horcajadas e introduciéndose su miembro y moviendo sus caderas repetidamente para que este entrase y saliese de ella cada vez más al tiempo que arqueo su cuerpo hacia atrás para que Adam viese como entraba su miembro dentro de ella y aprovecho a acariciar sus pechos de los cuales empezó a brotar un líquido blanquecino que resbalo por sus manos hasta llegar a gotear sobre las sabanas.

La excitación aumentaba por segundos Adam lo notaba, sabía que todo terminaría ya en poco tiempo, no iba a aguantar mucho más, en ese momento Lilith apoyo sus manos para darse más impulso.

Adam giro la cabeza para verse reflejado en el espejo de cuerpo entero que había en la habitación cuando comprobó que sobre él había un ser con un cuerpo femenino del que brotaban una alas como las de un murciélago abiertas de par en par, un rabo que terminaba en forma de flecha y unos cuernos como los de un carnero.

Cuando el cuerpo de Adam no aguanto más la excitación y e*****o dentro de Lilith sintió como unas garras se clavaban en su pecho provocando un arañazo como si un felino de gran tamaño le hubiese arañado.

_ Gracias por ayudarme a engendrar más seres como yo_ le susurro Litlith al oído mientras el cuerpo de Adam se consumía  hasta desaparecer casi por completo.

A la mañana siguiente cuando fueron a hacer la habitación del hotel la chica de la limpieza solo encontró la ropa tirada en el suelo de Adam y la llave de la habitación sobre la cómoda, nadie vio salir a Lilith del hotel y su nombre no constaba en el libro de registros del hotel.


Miguel Ángel Sánchez González

¡Deja algún comentario! 

Artículos relacionados