Labios y luz, relatos, relatos cortos, poemas, poesias, relatos breves, microrrelatos, chistes, refranes, historias, anecdotas, frases, citas, piropos

www.relatos-cortos.es 

  • Tamaño del texto

Labios y luz

Sentado en esa fría sala, mirando aquella luz desmedida, tuvo un momento de lucidez. “Es por esos chicos, ¿los habré matado?”.

Un policía, hablaba, su boca se movía frente él, pero él no oía nada. Recordó con claridad que había matado a los dos muchachos y a sus padres. “También fueron responsables”. Respiró aliviado. Los labios seguían moviéndose, pero ningún sonido, salvo un leve eco que podría ser tan real como imaginado.

Sólo tenía cinco años y esos adolescentes mataron a su hijo. “Por fin han sufrido. Y sus padres”. Respiró hondo, largo y en paz, como si fuese la última vez. Cerró los ojos. Al abrirlos, seguía allí, vivo. Labios y luz.

“Mi niño, seguro que me llamaste cuando se acercaba el tren”. El alivio se acabó, otra vez ese dolor que va de dentro afuera, que dilata y encoge su cuerpo, su cabeza. Ese trapo áspero que sube del estómago a la garganta y que nunca consigue vomitar.

“Todos me miran, como el primer día que salí de casa sin Carlos”. No fue difícil matarlos, la ira y el dolor irracional le guiaron con una determinación imparable, le aguzaron los sentidos, le redoblaron la fuerza y la capacidad de improvisar. Un ejercicio de supervivencia. No, no fue difícil, aunque el alivio había durado poco.

Resopló mirando a alguien con bata blanca. “Ellos no me van a dejar morir tan fácilmente”.


Angel R. Barrios.

¡Deja algún comentario! 

Artículos relacionados