La clave etérea Capítulo 5, relatos, relatos cortos, poemas, poesias, relatos breves, microrrelatos, chistes, refranes, historias, anecdotas, frases, citas, piropos,como se ase una carta conun mensaje cariñoso,cuentos de cortos de solo 5 capitulos,conversacion etérea

www.relatos-cortos.es 

  • Tamaño del texto

La clave etérea Capítulo 5

Lani llego al cuarto justo en el momento que termine de guárdalo todo, casi me da un ataque al verla detrás mió, no quería que me viera trabajando en eso, supe reaccionar rápido y le dije que era silenciosa como un gato y que me había asustado, le dije que me iba a dar una ducha ella aprovecho para sonreír y tirarse a la cama, lo interprete como que le parecía bien que fuera yo primero, así que me metí en la ducha, esta vez tarde poco, me metí dentro de la ropa y volví a la habitación al tiempo que Lani estaba cubriéndose el cuerpo con una toalla, me vio en la puerta y hablo.

 

-         Ya era hora, es mi turno – dijo sonriendo – por cierto la próxima vez llama o tendré que arrancarte los ojos

-         No he visto nada – dije simulando estar asustado

-         Lo se, pero aun con todo, si lo vuelves a hacer te vas a enterar – dijo ya entre carcajadas

Cuando se fue me puse ha hacer cosas por el cuarto, ordenar un poco sobre todo, y me llego un mensaje al móvil, lo abrí y era de Jack:


mensaje Jack


Bien he de aclarar esto, segunda semana de clase, Jack decide montar una fiesta con algunas personas en nuestro cuarto, alcohol, risas, juegos, y termine digamos que muy cariñoso con Lani, desde ese momento Jack esta empeñado en que seamos pareja, nosotros por nuestra parte nunca hablamos del tema, volví a leer el mensaje, 20:00, teóricamente habíamos quedado a las 9 para ir para allá, pero Jack seguro que llegaría tarde (siempre llegaba tarde). Lani entro a los pocos minutos al cuarto, ya preparada para irnos.

 -         Dex, ¿donde esta Jack?, debería estar ya aquí

-         Tranquila me ha mandado un mensaje, nos vemos allí

-         Voy a ver que pone – dijo al tiempo que cogía mi móvil, cuando termino de leer el mensaje, se sonrojo y me miro – bueno, yo ya estoy lista

-         Si y yo, ya que Jack llegara tarde que te parece si cenamos algo juntos y luego vamos hacia allá

 

Lani asintió a mi proposición, pero se sonrojo mas si cabía, no pensé que se lo tomara de esa manera pero había aceptado y era hora de irse, cogimos un taxi y nos plantamos en los alrededores del pub en menos de 15 minutos, aun faltaba un rato para las nueve (y un buen rato para que apareciera Jack) así que buscamos un sitio cercano para cenar.

 

Terminamos en “La cueva de las delicias”, un sitio pintoresco muy oscuro, las mesas eran solo de dos personas, todo el local estaba decorado como si se tratase de una cueva, la piedra predominaba y no tenían bombillas, todo estaba iluminado por fuego y velas, nada mas entrar una joven rubia nos pregunto si teníamos reserva, le dijimos que no y haciéndonos un guiño nos dijo “Normalmente solo con reserva pero a una pareja tan guapa le encontrare un hueco”.

 

Después de dejar las chaquetas en el guardarropa la chica nos acompaño a una mesa al final del local, nos sentamos y nos trajo algo de agua, unos palitos de pan y las cartas, Lani estaba rojísima desde la frase de la recepcionista así que intente entablar conversación

 

-         Crees que Jack vendrá con un ¿chico o con una chica? – pregunte

-         Conociéndolo podría venir con ambos a la vez – dijo algo molesta

-         ¿Estas enfadada por el mensaje?

-         No – espeto

-         Mientes, sabes que no lo hace con mala intención no se lo tengas en cuenta – le dije intentando disculpar a Jack – ahora será mejor que elijamos que comer

 

Dicho esto ambos nos pusimos a leer la carta, yo pedí un plato de pato al horno son salsa rupestre, si efectivamente la salsa iba a ser toda una sorpresa, Lani por su parte pidió un plato de pasta al estilo neardental, definitivamente la cena iba a ser una gran sorpresa, pedimos una botella de vino y un poco de carpaccio para picar mientras preparaban la comida, la conversación no fue muy fluida, yo por mi parte lo intentaba pero Lani parecía muy molesta por el mensaje de Jack.

 

-         Estas envejeciendo - susurré

-         ¿Perdón? – dijo Lani sorprendida

-         Cuando te enfadas la piel no esta en una posición normal y hace que te salgan mas arrugas, por lo que envejeces antes, a este paso antes de salir de este sitio vas a parecer una viejecita

 

Lani siempre se reía de mis bromas, y esta ocasión no fue distinta, después de una gran carcajada su cara volvió a la normalidad y pudimos hablar tranquilamente, hablamos de los planes para el próximo día, al parecer al concierto iban dos amigas suyas y nosotros dos, Jack estaba fuera del plan por que tenia que irse unos días a casa de sus padres. El plan era recorrer media ciudad para llegar al sitio donde tendría lugar el concierto, y el plan secundario era salir de allí a poder ser vivos, lo primero era sencillo lo segundo no tanto, pero Lani parecía ilusionada con el concierto y yo no podía negarme.

 

Terminamos de comer y eran casi las 10 de la noche, Jack no había llamado así que supusimos que aun no estaba por la zona, al salir a la calle la afluencia de gente que iba hacia el pub era bastante grande, por lo que fuimos hacia la entrada, había gente pero no tanta como para hacer cola, nos dirigimos a la puerta y tras una comprobación rutinaria de DNI para la mayoría de edad nos dejaron pasar. Una vez dentro el local no decepciono para nada, todo era como una explosión de cristal y luces, absolutamente todo en el local era transparente, desde la barra hasta los asientos.

 

-         Que te parece si pedimos algo de beber y esperamos a Jack en alguno de esos asientos – grite

-         Me parece bien – grito Lani también

 

 

 

 

Nos acercamos a la barra, Lani pidió un refresco, yo por mi parte la acompañe en su cruzada de las bebidas sin alcohol, cuando llegara Jack esta cruzada terminaría, así que mejor aprovechar, al darme la vuelta un hombre mayor, de unos 50 años estaba mirándome fijamente.

 

-         Hola, ¿ocurre algo? -pregunté

-         Tu cara me suena, tu eres compañero de universidad de mi hija

-         Podría ser, sinceramente no tengo idea de quien es su hija

-         Perdona mi descortesía, me llamo Vuzkof, Artur Vudkof, mi hija es Olesya Vudkofa 1

-         A por supuesto que la conozco, es una muy buena amiga de clase – dije recordando quien era Olesya, una chica alta, rubia de origen ruso, una buena amiga y también uno de mis mejores ligues universitarios

-         Este local es mío chico, veo que bienes acompañado, los amigos de Olesy son amigos de Artur – dijo al tiempo que chasqueaba los dedos, al momento apareció un camarero vestido totalmente de blanco- acompaña a estos chicos a la sala VIP, y que los incluyan a ellos y a quien esperen en la lista de invitados VIP cada noche

 

Al terminar la frase Artur se despidió de mi con un apretón de manos, y de Lani con un beso en la mano, mientras se alejaba solo pudimos darle las gracias con un grito.

 

-         Parece que a partir de hoy somos VIP – dije riéndome

-         Bueno algo bueno tiene que tener que te lleves tan bien con todas las chicas que conoces – dijo en su ya habitual tono de burla

 

El chico vestido de blanco nos acompaño a una sala mas impresionante que el local en si, todo era de cristal, la bebida, comida y todo lo que quisiéramos era gratis, nos sentamos en uno de los muchos sofás que había repartidos por la sala, al tiempo que otro camarero nos traía una botella de champagne y la colocaba abierta encima de una mesa con una gran torre de copas de cristal. Al poco tiempo se nos unió Jack, acompañado de una chica llamada Alexis, conté la historia de la sala VIP a Jack el cual no podía parar de reír.

 

-         Adoro cuando las cosas salen bien, hoy tendremos que pasarlo de primera, debemos celebrar que somos VIP por lo menos en un sitio – dijo Jack levantando su copa – un brindis por Dex, siempre consiguiendo cosas imposibles

 

Todos secundaron el brindis y comenzamos a beber, la conversación que ofrecían Jack y Alexis no era escasa, era más bien inexistente, básicamente por que tenían las bocas tan juntas que no podía escapar ni una silaba de ellas, por otro lado Lani y yo estuvimos hablando de varios temas, no era difícil entablar conversación para nosotros, tan pronto hablábamos de ordenadores, como de series de televisión o libros, en un momento en el que Lani fue al baño, acompañada de Alexis, Jack me pregunto por nuestro rato juntos, una simple negación fue respuesta suficiente para el.

 

Jack me abandonó para irse al baño también, entonces una de las muchas pantallas que rodeaban la estancia llamo mi atención, era una pantalla en la cual había una consecución de ceros y unos de una forma muy parecida a los que había encontrado en la imagen, llame a uno de los camareros que estaba dando vueltas por allí y le pregunte que era aquello, simplemente me dijo “Es música”, ahora la clave de sol cobraba sentido, era necesaria para descifrar la clave que estaba debajo, y se me había revelado ahí, en la sala VIP de “Mas Que Dioses”

 

1 - Para transformar un apellido masculino típico ruso, a un apellido femenino, se añade la letra "a" final, por eso los apellidos no coinciden.

¡Deja algún comentario! 

Artículos relacionados