La cacería (Capítulo Final), relatos, relatos cortos, poemas, poesias, relatos breves, microrrelatos, chistes, refranes, historias, anecdotas, frases, citas, piropos

www.relatos-cortos.es 

  • Tamaño del texto

La cacería (Capítulo Final)

Estaba empezando a amanecer cuando Isabella se levantó de la cama en dirección a la cocina con la boca pastosa y reseca, Ángelo dormía tan plácidamente que ni se dio cuenta de que se había levantado, le había observado dormir y parecía estar en paz con todo el mundo cosa que no era muy habitual en los últimos días. Al llegar a la cocina abrió la nevera y sin cogió una botella de agua mineral bebiendo directamente de esta.

De repente escucho un chasquido seguido de una especie de silbido y noto un fuerte dolor en el costado. Isabella se echó la mano hacia ese costado y noto como la sangre brotaba al tiempo que giraba hacia la derecha mirando hacia la ventana lo que provoco un segundo silbido y otro dolor más intenso aun en el estómago de manera que cayó al suelo tapando las heridas con el brazo.

Desde otro sitio más lejano se encontraba Abadon con la AK-47 calculando milimétricamente cada disparo enfundado en un mono negro y con unas gafas de visión nocturna para facilitarle el trabajo, sabía que su víctima estaba herida de muerte pero que no moriría hasta unos veinte minutos después ya que la primera bala no era mortal, solo había ayudado a que su víctima se pusiese en posición para el segundo disparo y así rematar el trabajo.

Aunque nadie se lo había pedido disparo al estómago de Isabella para que muriese de una forma agónica ya que si hubiese querido podía haber acabado con ella con un solo disparo en la cabeza, pero le gustaba hacer sufrir a sus víctimas cuando el trabajo no tenía por qué ser rápido y con este tenía todo el tiempo del mundo ya que nadie se daría cuenta en mucho tiempo de lo que iba a ocurrir allí.

Isabella se fue arrastrándose para intentar subir al piso donde esta Ángelo y poderle avisar pero no tenía fuerzas para gritar ni para llegar a las escaleras ya que tras ella iba dejando un reguero de sangre, pero lo peor era la sangre que se le estaba mezclando con los jugos gástricos dentro del estómago. Esa sería la sangre que la mataría más que la que estaba perdiendo por la herida de bala.

Abadon desmonto la base de apoyo de la AK-47 y con ella sujeta en una mano y apoyada en el brazo se acercó a la casa rodeándola por si era visto por alguien más aunque no parecía haber nadie más en la casa; su duda era donde podía estar Ángelo ya que no había dado señales de vida.

Cuando llego a la puerta forzó esta con la navaja para entrar se quitó las gafas de visión nocturna y se echó la metralleta al hombro colocando en posición de ataque por si Ángelo aparecía al tiempo que cambio el modo de disparo de francotirador a ráfagas, ya le daba lo mismo el destrozo que hiciese y lo que se podría escuchar a causa de las detonaciones solo lo escucharían sus víctimas y él.

Al pasar por el pasillo que daba al piso de arriba se encontró a Isabella que aún estaba despierta y la golpeo con la culata de la metralleta para dejarla inconsciente. De repente le pareció escuchar una voz en el piso de arriba de manera que se puso a cubierto por precaución.

La voz provenía de una habitación que estaba al fondo del pasillo de manera que no veía si alguien salía de ella lo que le hizo poner máxima atención en cualquier ruido que se pudiese escuchar.

De repente se escuchó el abrir de una puerta y unos pasos, cuando vio unos pies acercarse a la escalera abrió fuego haciendo saltar trozos de madera y cristales de un espejo que había en el pasillo.

El hombre se tiro al suelo al tiempo que gritaba el nombre de Isabella repetidas veces al tiempo que se ponía a resguardo. Abadon empezó a subir las escaleras volviendo a disparar en dirección de donde se había resguardado Ángelo; Abadon sabía que su víctima se había quedado arrinconada como un conejo en su madriguera pero no se fio mucho ya que no sabía si estaba desarmado o no.

Ángelo había vuelto a la habitación y sacó su pistola del cajón de la mesilla, sabía que su arma no era nada en comparación de la que llevaba Abadon, pero no se lo pondría fácil. Se figuraba que Isabella estaría muerta ya que no estaba con él cuando despertó y no se la había oído durante este tiroteo. Sabía que Abadon iba hacia donde estaba él ya que oía crujir de las escaleras al subir y de repente un tiroteo que dejo la puerta de la habitación destrozada.

Ángelo disparo contra Abadon repetidamente el cual recibió un disparo en uno de los brazos cuando tiraba la AK-47 y sacaba su Beretta al tiempo que se refugiaba en el cuarto de baño. Ángelo no temía a su atacante y al ver que este se había quedado sin munición en la metralleta cosa que igualaba lo que se había convertido en un duelo como si eso fuese el salvaje oeste.

Abadon saco la Beretta y el revólver y empezó a abrir fuego desde la esquina del aseo en dirección a la habitación donde Ángelo hacia lo mismo. Abadon provocaba a su víctima a que le disparase ya que parecía ser que solo tenía un arma y en poco tiempo se quedaría sin munición, solo era cuestión de esperar.

Ángelo disparaba llevado por el odio, sabía que ese era el hombre que habían contratado los napolitanos y que ya no tenía nada que perder, había perdido a Isabella de manera que su vida no tenía ya sentido alguno excepto el de la venganza y la ira, lo cual sabía que sería su perdición pero si no acababan con él ese día sería otro día.

De repente la pistola de Ángelo se quedó sin munición y aunque Abadon había vaciado toda la del revólver y casi toda la de la Beretta saco el revolver de bolsillo Rossi y se abalanzo sobre Ángelo disparando las dos armas al mismo tiempo.

Ángelo al verse arrinconado se abalanzo sobre su agresor para intentarle quitarle el arma recibiendo de esa manera varios disparos en el pecho que perforaron sus pulmones ahogándose así en su propia sangre.

Abadon se acercó a Ángelo y le metió el cañón en la boca disparando un último tiro y acabando con su víctima definitivamente.

 
EPILOGO


El coche aparco en el aeropuerto y el hombre pago los días de mas que había usado el coche y se acercó a una cabina telefónica.

_ Julius, el trabajo está hecho. Dile a los napolitanos que ingresen lo que falta de dinero en la cuenta me vuelvo a casa. Ciao.
 

 

 

 

¡Deja algún comentario! 

Artículos relacionados