En lo más profundo, relatos, relatos cortos, poemas, poesias, relatos breves, microrrelatos, chistes, refranes, historias, anecdotas, frases, citas, piropos

www.relatos-cortos.es 

  • Tamaño del texto

En lo más profundo

Todo comenzó una noche cuando decidí crearme una cuenta en MeetMe, la cuenta es para conocer gente de todo el mundo, algo alocada, en realidad cree varias cuentas en otras App, pues decidí quedarme con MeetMe, como normalmente las personas hacen, buscan y si te gusta alguien revisas su perfil, en realidad yo no buscaba ningún tipo de noviazgo, solo estaba ahí buscando gente interesante, eso era algo de locos, había gente de todo lo que se pueden imaginar, algo impactante. La primera noche que comencé a usar la app hablé con varias personas, tranquilamente, hice una buena amistad con dos chicos, hablamos de cosas normales, como música, pasatiempos y cosas que preguntamos las personas normalmente cuando comenzamos a conocer a alguien. Era la 1:23 am de la madruga y yo continuaba en la app, estaba revisando perfiles de otras personas, cuando me encontré el de él, cuando lo observé no causo ni un impacto en mi, solo lo agregué a mis amigos y seguí buscando gente, al terminar de hacerlo, apague mi teléfono como de costumbre y me fui a dormir.

Al día siguiente por la mañana, desperté, cepillé mis dientes, me arregle, para estar en mi casa (normalmente no salgo de casa) era una mañana tranquila, comí mi desayuno y luego me dirigí a mi habitación, comencé a revisar mi teléfono como de costumbre, entré a la app, noté que tenía muchos mensajes, porque no contestaba ni uno solo, pero noté que de entre todos esos mensajes, había uno, el de él, diciendo Hola! Conteste un !Hola! Comenzamos a hablar de nuestros países, yo soy Hondureña, y él Costarricense, le hable un poco de la cultura, gastronomía de mi país y el también hizo lo mismo, le conté mis pasatiempos él me contó los suyos, coincidíamos en muchas cosas como que a él le gustaba leer, le gustaba el anime, le gustaba la fotografía, comencé a emocionarme de una manera inexplicable, después de un rato él dijo que estaba donde su abuelo que no tenía buena recepción y que estaba teniendo complicaciones con la app, al final terminamos intercambiando nuestros números de teléfono, él me dijo que le escribiese, pues no, no lo hice, lo había olvidado, pero le escribí por la tarde, me dijo que no creía lo que estaba sucediendo, él creía que no iba a escribirle.

Hablamos una hora, cuando de repente sentí una pequeña conexión con el, mi alma con la suya conectaban a la perfección, o al menos eso sentía yo, intente decírselo de una manera que él captara el mensaje, pero no puede y evite decirlo, aunque nunca le pregunté si él sentía lo mismo, quizá ese fue mi error, o quizá eso fue lo correcto, no lo sabía y aún sigo sin saberlo, pero de lo que si estoy segura es que me encantaba hablar con él, compartir datos interesantes de ambos, hablamos de nuestros sueños y metas, era como si lo conocía de mucho tiempo, aunque apenas lo había conocido un par de horas atrás, todo pintaba bien, comenzamos a hacernos preguntas un poco más serias, él me preguntó si estaba en una relación, le dije que no, porque así es, también pregunté lo mismo, y me comentó que estaba soltero, me comentó la historia de su ruptura, que no dire aquí.

Las palabras fluían cada vez más y más, me comentó que le gustaba escribir, que estaba escribiendo una novela, también una historia, dijo que cuando tuviese más confianza comenzaría a hablarme más acerca de la novela. Con el paso de las horas cada vez había un acercamiento entre nosotros, decidimos intercambiar fotos, también intercambiamos zings, todo iba tan bien, nos respondíamos los mensajes extremadamente rápido y cuando yo no podía contestarle por un minuto me mandaba muchos mensajes pregúntanos donde estaba, eso a mi me gustaba. Dejamos fluir los sentimientos, él dijo que yo era su ligue, esto era algo como “somos pareja, pero a la vez no lo somos” yo dije que eso estaba bien, porque en realidad no me molestaba, comenzamos a decirnos “Cariño” “Corazón” y nos tratábamos como una pareja que se conocía hace mucho tiempo... Le dije muchas cosas bonitas, románticas podría decir, él también lo hizo, dijo que quería que fuese su “Musa” el quería que me convirtiera en el foco de su inspiración, yo estaba muy emocionada, cuando me dijo eso, no paraba de reír, era como un bebé cuando le dan su biberón, sentía una felicidad extremadamente grande, seria yo quien le daría vida a esas novelas prácticamente, eso a mi me gustaba!

Antes de ir a dormir él hizo unas cuantas de “promesas” lo digo entre comillas porque ustedes ya verán... Prometió que estaría conmigo el tiempo que la vida se lo permitiese, dijo que quería enamorarse de mi, pero le temía a la distancia y le dije que dejáramos que las cosas solo se dieran. Nos despedimos para ir a dormir, mensajes lindos de parte de los dos... había sido una buena noche para ambos, bueno, así lo sentía yo.

Por la mañana del día siguiente lo primero que hice fue tomar mi teléfono, le escribí un mensaje, le dije buen día y él me dijo que no podía escribirme del número con el que estaba, que necesitaba cambiar de número, que él me escribiría del otro número, que no me preocupara. Hice caso a lo que él dijo, mientras esperaba que me escribiese, salí con mi mejor amiga a comprar unas cosas, al medio día tome mi teléfono y lo revisé esperando ver un mensaje de él, aún nada, pero pensé en que el día anterior me dijo que le ayudaría en el mantenimiento de la casa al abuelo, pensé ¡debe estar ocupado!

Regrese a la casa, pero seguía sin revisar un mensaje de él, le escribí, le pregunté si estaba bien, no contesto a ni un mensaje. Llego la noche y seguía sin escribir, fui a dormir sin saber absolutamente nada de él, al siguiente día fue lo mismo, el día siguiente también, en que seguía también, ahora que creen, sigue sin pasar, cada día me acuesto esperando ese mensaje de él, aún tengo la esperanza de que volverá, quizá mañana, o el mes próximo, o el año próximo, pero sé que él regresará, así lo siente mi corazón, cuando llegue ese día, si es qué pasa, no guardaré ni un tan solo rencor por haberse ido sin decir nada.

Cada día me levanto y lo primero que observo es mi celular, esperando tener un mensaje de él, es un poco gracioso porque a una persona cuando comúnmente le deja de escribir alguien, lo que hace es olvidar y tranquilo, pero esta vez era distinto, yo estaba esperando a alguien que quizá nunca más iba a volver, pero yo tenía la esperanza que si seguía esperando, el iba a volver por mi. Él terminó convirtiéndose en mi “musa” en el foco de mi inspiración, hoy por él estoy haciendo lo que hago, podrá sonar gracioso, o aburrido, la verdad no tengo idea de cómo se escribe un libro una novela o historia, lo que esto sea, pero él me tiene aquí, escribiendo esto, prácticamente estoy terminando esto, no sé cuál será el título de esta pequeña historia, no sé si la gente la leerá, solo escribí lo que mi corazón quería que escribiese.

Se convirtió en lo que pienso cuando me levanto y cuando me acuesto, quizá el no recuerde mi nombre, ni que algún día hablamos, si el destino mío es estar sin él, gracias a la vida por haberme dado la oportunidad de al menos haber hablado un día con el, haberme mostrado el lado de una persona que tiene un corazón y una mente tan Increíble, Siempre pienso en ti.

Desde Lo Más Lejos De Ti... Mery

¡Deja algún comentario! 

Artículos relacionados