El corazón pensante, relatos, relatos cortos, poemas, poesias, relatos breves, microrrelatos, chistes, refranes, historias, anecdotas, frases, citas, piropos,cuentos de ciencia ficcion el corazon pensante,el corazon pensante cuento literario,corazón pensante cuento de ciencia ficción,cuentos de ciencia ficcion cortos corazon pensante,cuentos del corazon cortos,el corazon pensante,www.relatos/cortos.es/el-corazon-pensante,cuentos cortos sobre el cuerpo humano,cuentos cortos sobre el corazon,cuento del el corazon pensante

www.relatos-cortos.es 

  • Tamaño del texto

El corazón pensante

Acabo de descubrir que mi corazón tiene nemoria. no es una broma filósofica ni ninguna metáfora literaria: el corazón tiene neuronas. él se acuerda de cuando lo obligamos a córrer obligatoriamente el día que perdemos el autóbus, llegamos tarde al trabajo o cualquiera otra actividad física no recomendable por ser sedentarios titulados. 

Desde que leí un artículo de divulgación socio-científica, en concreto una entrevista a una neuróloga exponiendo el tema, mi "músculo" lo miro diferente, de reojo y he querido empezar a tener una amistat con él. más que nada por si me juega una mala pasada y me mata, al fin y al cabo nadie se puede fiar de nadie.tratándose de un ser pensante, he reflexionado y tal vez pueda mantener una conversa interesante, de intelectual a intelectual. un día, como aquel que no quiere la cosa, le pregunto que piensa sobre la crisis ecónomica. no me responde. eso me provoca entrar en un estado de obsesión psicótica. según el especialista de la entrevista, el cerebro envía menos órdenes al corazón de las que recibe, vaya que no le hace mucho caso al "jefe" del cuerpo. la situación es clara, no me ha querido contestar porqué no soy lo suficientemente inteligente para él. por otra parte, reflexiono sobre la situación planteada y pienso que es absurdo, me digo a mi mismo, que inocente eres néstor, ¡no tiene boca! pero acto seguido colisiono con otros hechos, en los cuales recuerdo haber mantenidos conversas con mi conciencia y esa, ni labios tiene.lo que me molesta de esa situación, es que hasta no hace mucho yo vivía muy tranquilo y relajado sabiendo y teniendo la seguridad que yo sólo era dueño de mi cuerpo, de mis pensamientos y de mis emociones. 

Desde que tengo competencia me he vuelto vengativo y he decidido torturarlo a sobresaltos y a incharlo de colesterol, y no le voy a dar el gusto de enamorarme. prefiero tenerlo tontito y ser un amo y señor absolutista hasta mi uña pequeña. ¡sólo faltaría más!

¡Deja algún comentario! 

Artículos relacionados