El baile, relatos, relatos cortos, poemas, poesias, relatos breves, microrrelatos, chistes, refranes, historias, anecdotas, frases, citas, piropos

www.relatos-cortos.es 

  • Tamaño del texto

El baile

Cada rasgo de su rostro, su ropa,su caminar cansino y lánguido, desprenden un halo de abatimiento y tristeza.
Su vida ha estado sembrada de tinieblas y batallas perdidas. Solo unas migajas de cordura intermitentes le dan fuerzas para seguir aguantando.Cuantos sueños destruidos cuantas esperanzas muertas.

Si pudiera dar marcha atrás en el tiempo como cuando rebobinas una cinta de casete, le hubiera dicho " no" en aquel baile. No se habría dejado llevar eufórica y escandalosamente hacia aquella apariencia engañosa de hombre viril, con tez morena y rasgos rotundos.
La mujer guapa y lista cayó en sus brazos como una adolescente y torpe enamorada. Se dejó llevar por sus instintos, ella que siempre tenia todo controlado.

Al principio todo iba bien,hasta que empezaron los pequeños despistes: su continuo mal humor,el negarse a salir a la calle, a dejar de correr cada mañana, a la apatía por todo , a no concentrarse en nada.
Pensó que seria pasajero,pero la tregua fue corta. Y detrás vinieron las alucinaciones, ese oír voces a media noche, las persecuciones para matarlo,el hombre que le vigila de dentro del espejo,el vecino que le mira mal,
el comer a deshoras y demasiado o no probar bocado,ha hablar solo y reír sin motivo.

Poco a poco dejó de ser la amante esposa para convertirse en cuidadora fiel. Y cada día la misma rutina:hay que revisar el vestuario para que el jersey no esté lleno de manchas, vigilarlo en las comidas, hacer que se tome sus pastillas, las peregrinaciones al psiquiatra,los terapeutas el psicólogo, las idas y venidas a urgencias,el miedo constante a no estar atenta a las señales, a no saber anticiparse al momento de la siguiente crisis.

Esta mañana triste y gris se siente más vieja de repente.Tantos retales de su vida sacrificados,esta sensación de vacío y derrota.Ni los cortos paréntesis de lucidez le dan fuerza para seguir luchando.
Solo veinte pasos la separan de la libertad, salir por esa puerta y olvidar toda su decrépita y lóbrega vida.
Esta lucha constante contra la tristeza y la locura que le pesa y se contagia. La rabia contenida por no tener a quien culpar y el pensar que los demás están exentos de estos males.

Debió darse cuenta en aquel baile que siempre era ella la que dirigía los pasos.

¡Deja algún comentario! 

Artículos relacionados