De poemas sobre cocodrilos y dualidades, relatos, relatos cortos, poemas, poesias, relatos breves, microrrelatos, chistes, refranes, historias, anecdotas, frases, citas, piropos,poesia de cocodrilos,poemas cortos de cocodrilos,poemas cortos de cocodrilos,poema corto de cocodrilo,poesia sobre cocodrilos,piano,citas sobre cocodrilos,poemas de cocodrilitos cortos,Poemas de cocodrilos,poemas de cocodrilos cortos

www.relatos-cortos.es 

  • Tamaño del texto

De poemas sobre cocodrilos y dualidades

    Eres cómo un pequeño cocodrilo. Y suena dual y un tanto irónico compararte así, considerando lo hermosa que eres, y que éste poema/dedicatoria que quiero escribir es de amor... Y quizá de odio.

          Y eso nos lleva de vuelta a las dualidades. Al amor/odio.

          Al Pink Floyd/Beatles.

          Al Cortázar/Coelho.

          Al tú y yo.

          Porque somos dos principios independientes que se necesitan mutuamente para poder existir en armonía; tú destruyendo y yo reviviendo.        

           Es que te amo; te amo demasiado... y por eso tengo que odiarte un poco. Es inútil pensar en lo que pudo ser mejor, en lo que pudimos ser; sabiendo que todo fue el desastre que fue. Pero qué desastre tan perfecto che. Y qué imperfección fuimos al estar juntos.

           Somos energía y mucha fe.

           De nada sirve reconstruir sonrisas cuando corazones fueron demolidos. Tu belleza puede ser una cruel amante, y yo me dejé llevar por su canto de sirena.

           Quiero un café que me quite éste sueño de que vuelvas a estar conmigo, porqué sé que solo puedo llamarlo sueño. Porque mi cielo sólo disfruta de la lluvia y la neblina si tú estás a mi lado para darme calor.

         

           Porque ésta noche, mi amada agonía, somo nuestra canción.

           Energía y mucha fe.

           ¿Y si todos se volvieran escritores y poetas? ¿Y si de repente lo que yo te escribiese no fuese más que otra cosa para leer y olvidar? No tengo miedo a perderte; tengo miedo a perderme, porque sé que a ti ya te perdí. Porque en ti me encontré y en ti puedo morir y volver a existir, todo por tu soberana voluntad. Porque eres ese piano y esa sexta cuerda que hace mi blues, la guitarra que complementa mi bajo.

        Todo mientras más bajo caigo.

         Porque ahora me toca admitir que ya no eres mía. Porque ahora las camisas a cuadros y rayas que usas en las mañanas y que dejan ver tu trasero a medio vestir son las de él.

         ¿Y si sus versos y poemas/dedicatorias son mejores que los míos? Ya no importa.

         Sin vos ya nada importa.

¡Deja algún comentario! 

Artículos relacionados