Agarofobia, relatos, relatos cortos, poemas, poesias, relatos breves, microrrelatos, chistes, refranes, historias, anecdotas, frases, citas, piropos

www.relatos-cortos.es 

  • Tamaño del texto

Agarofobia

No recuerdo, ni sé con certeza que pudo producir la primera crisis. Quizá fue cuando me atracaron a punta de navaja paseando por la gran vía, o quizá la empeoró el hecho de tener tantos abortos, o tal vez la suma de todo. La mayor ilusión de mi vida era tener hijos, pero mi cuerpo enfermo no pudo llevar ningún embarazo hasta el final. Eso hizo que mi matrimonio fracasara, no por culpa de mi marido que tuvo una gran paciencia con mis cambios de humor y mi baja autoestima. La verdad es que si recuerdo un día en el que en mitad de una multitud comencé a gritar.

Notaba que no podía respirar, el aire no entraba en mis pulmones provocándome ansiedad, el pánico se adueñó de mi, sentí el corazón palpitar de prisa y una gran opresión en el pecho, al mismo tiempo el vértigo hizo que todo a mi alrededor se volviera borroso y noté que me miraban de una forma que no pude soportar. Me desmayé y desperté en la cama de un hospital. A partir de ese momento tuve pánico de salir de casa. Era imposible, cada vez que lo intentaba empezada a sudar y a tener convulsiones, encontrándome cada vez peor, de tal forma era la ansiedad y las palpitaciones que en una ocasión llegué a tener un amago de infarto. A partir de ese momento empezó mi pesadilla, no podía salir ni relacionarme con nadie.

Mi hogar se convirtió en mi mundo. Desde mi casa trabajo, la compra la hago por internet y hasta la psiquiatra me trata a través de la webcam del ordenador. Llevo cinco años padeciendo esta terrible enfermedad y aunque entiendo que todo está en mi cabeza, que no existe ese peligro tan tangible como el que siento, que es producto de mi mente y que solo yo puedo salir de este estado que me tiene incomunicada con el mundo exterior, no puedo, es superior a mis fuerzas; porque cuando lo intento (porque no he dejado de intentarlo a pesar de todo) el pánico se apodera de mi y siento un terror insoportable que me hace imposible llevar una vida normal. Sueño con el tratamiento que me haga salir de mi encierro, hasta ahora ninguno ha dado ningún resultado. Y mientras llega ese momento en que lo consiga, sueño, porque soñar con ese día es lo que me mantiene con vida.

¡Deja algún comentario! 

Artículos relacionados