9 de diamantes y 3 de trébol, relatos, relatos cortos, poemas, poesias, relatos breves, microrrelatos, chistes, refranes, historias, anecdotas, frases, citas, piropos

www.relatos-cortos.es 

  • Tamaño del texto

9 de diamantes y 3 de trébol

Nicolas había delegado mucho en  Ramses, el problema es que Ramses se volvió impredecible y violento, y tal vez impredecible es lo que menos te conviene si diriges un cartel internacional del narcotráfico. Nicolas decidió entonces quitarlo del medio pero debido a que su influencia en la organización estaba disminuida, decidió hacerlo de mano propia, de manera que no quedara duda de su liderazgo. Ese había sido el consejo de Bianca, su mujer, su compañera, una mujer atractiva pero fría y dura cuando de negocios se trataba.

Si no fuera porque Nicolas era el líder natural, tal vez Bianca tomaría la iniciativa, de hecho al llegar a la lujosa mansión donde vivía Ramses, Bianca lo esperaba allí. Le dió a consumir un poco de coca para darle la sensación de valentía, y se lo tiró en uno de las tantas habitaciones de la hermosa casa.

También logró introducir una pequeña pero mortal Walther PPK 9mm, (muy al estilo del 007), y se la dió a Nicolas con toda su carga, -Está en el área de la piscina- le dijo ella entregándole el arma.

En la piscina boca abajo flotaba el cuerpo de Ramses inerte y ensangrentado, alguien se le adelantó a Nicolas cuando este llegó, de pronto, escuchó el chasquido de varias armas apuntándole, viéndose rodeado no tuvo otra opción que reconocerlo, es verdad que en los últimos 2 años perdieron territorio, perdieron socios, y lo mas importante, perdieron dinero. Las condiciones impuestas al cartel fueron simples, saquen a Ramses y a Nicolas si desean que su organización sobreviva y no la devoren sus competidores.

En el fondo, Nicolas se lo esperaba, solo era cuestión de tiempo, lo que nunca imaginó fue ver a Bianca llevando vestido el luto y apuntándole a él  con un fusil M4, extraño para una mujer tan menuda. Ahí terminó de caer en cuenta, la coca y el sexo fueron un acto de generosidad de Bianca, la coca para darle fuerzas y el sexo para despedirse.

Nicolas se rindió, dijo que no iba a suicidarse con la Walther que tenia en la mano. Quien hasta ahora había sido su lugarteniente sacó un mazo de cartas, lo cortó y saco dos de ellas, 9 de diamantes y 3 de trébol.

Varios hombres se llevaron a un Nicolas que no opuso mas resistencia, moriría de la cantidad de disparos que sumaban las dos cartas del mazo en un lugar bien discreto de la enorme mansión.

¡Deja algún comentario! 

Artículos relacionados